El objetivo estratégico de Georgia en el 25 aniversario de su independencia de la Unión Soviética es el ingreso en la OTAN y el acercamiento a la Unión Europea, insistió hoy en su mensaje anual a la nación el presidente georgiano, Gueorgui Margvelashvili.


Georgia

“La prioridad de Georgia en el ámbito de la seguridad es la integración en Europa. Hacemos uso de todos los instrumentos que nos ofrece la OTAN para garantizar nuestra seguridad y continuaremos con los esfuerzos para entrar en la Alianza Atlántica. Es nuestro objetivo estratégico”, dijo Margvelashvili en el Parlamento.

Recordó que la cooperación entre Tiflis y la OTAN, reforzada en la cumbre que celebró en 2014 la Alianza en Gales (Reino Unido), avanza según lo previsto.

“El año pasado abrimos en Georgia un centro de instrucción de la OTAN, se llevan a cabo maniobras internacionales y ya se están instalando los sistemas de defensa antiaérea comprados en Francia”, afirmó el mandatario georgiano.

Georgia, agregó, espera que el régimen de visados con la UE se liberalice este año, lo que permitirá “pasar a un nuevo nivel de las relaciones” con los Veintiocho.

“Nuestro país se convertirá en una potencia regional, garante de la estabilidad en la región. La estabilidad en Europa incluye una Georgia y un Cáucaso estables. No somos invitados, sino miembros de pleno derecho de la familia europea”, subrayó Margvelashvili.

El líder georgiano también se refirió a las relaciones de su país con la vecina Rusia, protagonistas de una guerra en agosto de 2008, y acusó a Moscú de “ocupar” las secesionistas repúblicas de Abjasia y Osetia del Sur.

Margvelashvili garantizó que Georgia no cejará “ni por un segundo en su política exterior” dirigida a recuperar la soberanía sobre los dos territorios autoproclamados independientes.

Georgia rompió relaciones diplomáticas con Rusia el 29 de agosto de 2008 tras el reconocimiento por Moscú de la independencia de las regiones separatistas georgianas de Abjasia y Osetia del Sur, que siguió a la derrota de Tiflis en la guerra ruso-georgiana de cinco días.

EFE