marito
Descargar el Audio

Mario Abdo Benítez habló "in extenso" con Made in Paraguay. La dictadura, el papel de Stroessner dentro del Partido Colorado, la noche del golpe y su posible candidatura a la presidencia. Señaló que la gran deuda de la clase política pasa por hacer que la gente "se sienta bien con la democracia".


La noche del golpe

 

Abdo explicó que la madrugada que cayó Stroessner “no estaba en el país”.

“Salí el 27 de enero. Estaba en el Cimefor y me embarque a Texas. Estábamos a la casa de Jorge Pappalardo…Nos llamaron a todos por teléfono”

Respecto a si sospechaban sobre la posibilidad de un golpe, fue contundente.

“Yo no estaba en ese tema. Tenia 16 años y ni hablaba de política. Pero papá me dijo que el general Stroessner nunca creyó”.

“No quiero escuchar chismes de calle Palma” respondía Stroessner cada vez que le querían advertir sobre alguna conspiración.

Recordó que a su papá lo apresaron en Ciudad del Este cuando estaba “a punto de cenar”.

Esa noche, su casa fue saqueada.

“Ingresaron con camiones militares y se llevaron todo lo que podían, hasta las puertas”

“Fue una experiencia dura pero positiva” reconoció.

Su ingreso a la política fue de la mano de Luis María Argaña.

“Empece en política en el año 92 en el movimiento Reconciliación Colorada, donde la mayoría de los los amigos de mi papá militaban”.

Acompañó a Argaña en las internas del 92 y cuando terminó sus estudios trabajó junto con Goli Stroessner por la candidatura de ODD al Senado.
“Ahí empezó mi vida política”

 

La falta de mea culpa

 

El actual presidente del Congreso no comparte la idea que los colorados no hayan hecho un mea culpa sobre el stronismo.

“Yo creo que se hizo muchísimas veces. En mi caso particular me tocó pedir un minuto de silencio cuando falleció Stroessner como miembro de la Junta y hablé de los perseguidos políticos”.

Dijo que nadie defiende “la falencias que hubo en términos de derechos humanos y persecución a los medios” pero que Stroessner “fue un hombre que le dio peso y fortaleció muchísimo al partido estructuralmente”.

“Todos los dirigentes importantes de la actualidad tuvieron algún vinculo con el general Stroessner. Muchos fueron intendentes puestos por decretos de Stroessner…En la época mas dura del stronismo (los 60) la gran mayoría de los líderes tuvieron algún tipo de vínculo político con Stroessner…”

Con relación a Goli Stroessner, señaló que “se decepcionó” de la política” y que lo nota “desanimado, desmotivado”.

Mencionó que incluso se negó a acompañarlo cuando se candidateo a presidente del partido.

Cartes, su posible candidatura a presidente y las deudas de la transición

 

“Lo voy a analizar en su momento” dijo respecto a su posible candidatura.

Aclaró que no cree en los proyectos personalistas y que prefiere ser “una herramienta”.

Sobre su relación con HC, indicó:

“A pesar de nuestra diferencias. le tengo un aprecio. El me distingue y yo traté de contribuir desde el Senado para tratar de fortalecer su gobierno”.

“Políticamente muchas veces no coincidimos, pero no lo veo como un adversario”

Manifestó que jamás fue “cartista” y que incluso llegó a la presidencia del Congreso “a pesar” de Horacio Cartes.
Por último, señaló que la gran deuda de la clase política es “hacer que la gente se sienta bien con la democracia”.