Dos de los fugitivos chinos más buscados por Pekín han sido repatriados al país asiático desde la nación caribeña de San Vicente y las Granadinas, sospechosos de haber desfalcado juntos fondos públicos por valor de casi 30 millones de yuanes (unos 4,5 millones de dólares).


China repatría a dos de los fugitivos más buscados del país.

Según anunció este sábado la agencia anticorrupción china, se trata de Fu Yaobo, de 50 años, y Zhang Qingzhao, de 44, quienes aparecían en la lista de los 100 fugitivos más buscados por el país, publica la agencia Xinhua.

Ambos trabajaban en el departamento de seguridad social de la ciudad de Benxi, en la provincia nororiental de Liaoning, hasta que se fugaron.

Desde septiembre de 2014, las autoridades chinas aseguran que pasaron por Tailandia, Malasia, Singapur, Granada y San Vicente y las Granadinas, y fue una operación conjunta entre la policía china y la de sus dos últimos destinos la que acabó deteniéndoles en una zona montañosa de los suburbios de Kingstown (capital de San Vicente).

La actual campaña anticorrupción, iniciada a finales de 2012 con la llegada al poder en el Partido Comunista del actual presidente Xi Jinping, ha tenido como importante componente la cooperación internacional de Pekín con otros gobiernos para detener y extraditar a decenas de altos cargos que se fugaron del país.

Países como EEUU han cooperado en esta campaña con la extradición de destacados fugitivos, pero existen recelos en la comunidad internacional ante la posibilidad de que algunos de estos detenidos puedan ser, por ejemplo, sometidos a tortura por parte de las autoridades chinas.

Uno de los casos más relevantes es el del empresario Ling Wancheng, hermano de Ling Jihua, el ex secretario personal del anterior presidente de China, Hu Jintao, quien está en EEUU y que, según algunos medios, puede estar en posesión de secretos de Estado.

Ling Jihua está bajo custodia de las autoridades chinas, investigado por corrupción, y la prensa de Hong Kong especuló el pasado mes de diciembre con que podría haber entregado a Ling Wancheng secretos de Estado en su poder por su cercanía al anterior presidente.

Según la revista hongkonesa Qianshao, Ling Wancheng puede estar en posesión de más de 2.700 documentos confidenciales, que incluirían códigos nucleares, redes de comunicación secretas del liderazgo comunista para tiempos de crisis o datos en torno a la seguridad de Zhongnanhai, el equivalente chino a la Casa Blanca. EFE