El Ejército macedonio comenzó hoy a construir una segunda valla en la frontera con Grecia con el objetivo de reforzar la ya existente y mejorar así las medidas para impedir el paso de inmigrantes ilegales, confirmó a Efe una fuente de las Fuerzas Armadas.


El Ejército macedonio comenzó hoy a construir una segunda valla en la frontera con Grecia

El Gobierno de Skopje tomó esta decisión a raíz de los numerosos cruces ilegales registrados en los últimos meses.

La Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM), principal arteria de la denominada Ruta de los Balcanes, prohibió en noviembre el paso a todos los que no sean sirios, afganos e iraquíes, las tres nacionalidades cuyos ciudadanos son reconocidos automáticamente como refugiados.

Desde entonces, el Ejército ha impedido 20.000 cruces ilegales, de los cuales 4.000 se efectuaron tan solo en enero, según datos del Ministerio del Interior.

“Estamos construyendo una nueva valla en la parte sur de la línea fronteriza con Grecia. No podemos decir todavía qué longitud va a tener, pero con seguridad más de 20 kilómetros, más o menos como la primera”, señaló hoy a Efe el portavoz del ejército macedonio, Toni Janevski.

Algunos medios locales apuntan hoy que la nueva verja podrá alcanzar unos 37 kilómetros y que se está erigiendo en paralelo a la ya existente, a unos 5 metros de distancia.

“Otro objetivo de esta segunda valla es dar a la Policía tiempo adicional para actuar contra los intentos de cruzar ilegalmente la frontera”, añadió.

Agentes de policía de Serbia, Croacia, Eslovenia, Hungría, Austria, Eslovaquia y República Checa están patrullando conjuntamente con las fuerzas de seguridad de Macedonia en un intento de prevenir cruces ilegales y para organizar mejor el tránsito controlado de los refugiados.

En una reunión celebrada la semana pasada estos países decidieron no dejar pasar tampoco ningún refugiado de Siria, Irak o Afganistán que no disponga de pasaporte.

Tras el cierre de las fronteras a los denominados migrantes económicos, se ha incrementado el número de personas que recurren a las mafias para obtener pasaportes falsos e intentar cruzar la frontera.

La guardia fronteriza informó hoy de que en las últimas 24 horas permitió el paso a 2.800 personas.

En una primera etapa los refugiados pasan al centro de acogida de Gevgelija, donde esperan a poder continuar el viaje hacia Serbia, y luego Croacia, Eslovenia, hasta alcanzar su objetivo en el norte de Europa.

Desde hace algunas semanas, Macedonia cierra intermitentemente su frontera hacia Grecia en cuanto se llena este campamento y no la vuelve a abrir hasta que ha habido suficientes cruces hacia Serbia que permitan descongestionarlo.

El Gobierno de Skopje ha informado de que se coordina permanentemente con sus vecinos del norte para reducir el flujo de migrantes.

Además, Skopje ha decidido que el traslado hacia la frontera con Serbia sea organizado principalmente por la compañía estatal de ferrocarriles, lo que ha desencadenado una protesta de los taxistas locales.

El domingo, la Policía intervino contra un grupo de taxistas que intentó bloquear las vías del tren en la línea férrea que une Atenas, Skopje y Belgrado.

EFE