En declaraciones a una radio local, el actual presidente de la influyente asociación "Solidaridad, Desarrollo y Acción" aseguró que la tragedia será el doble de la que sucedió en 2011, cuando Túnez recibió cerca de un millón de refugiados de 65 nacionalidades.


Una eventual intervención militar extranjera en Libia causaría más de dos millones de refugiados

Una eventual intervención militar extranjera en Libia causaría más de dos millones de refugiados, la mayoría de los cuales huiría a Túnez, advirtió hoy el economista y analista tunecino Rahdi Meddeb.

Muchos de aquellos huidos siguen aún hoy viviendo en el citado país, la mayoría en pueblos y ciudades pero también en campos de refugiados como el Bouchucha, que fue abandonado hace unos años por la ONU.

La mayor parte de los ciudadanos libios que escaparon entonces de los bombardeos de la OTAN y de la represalia del ahora derrocado régimen dictatorial de Muamar al Gadafi y habitan actualmente en la capital o en ciudades de costa centro-sur, como Susa.

“Calculamos que en caso de intervención militar extranjera en Libia, Túnez tendrá que atender a cerca de dos millones de refugiados”, afirmó.

Meddeb insistió en que la lucha contra la rama libia del grupo yihadista Estado Islámico “será larga y tendrá repercusión directa en la estabilidad de país, especialmente en materia de Seguridad y en la economía”.

“Con la llegada de los refugiados, se elevará el consumo de productos ahora subvencionados y tendrá un efecto nefasto tanto en el presupuesto general de Estado y por tanto en toda la economía nacional”, alertó.

El responsable advirtió, además, de la posibilidad de que el flujo de refugiados sea aprovechado por los diferentes movimientos yihadistas para infiltrarse en el país y perpetrar atentados como los que en 2015 segaron la vida de 60 turistas extranjeros y 12 guardias presidenciales.

E instó a la comunidad internacional a extender “toda la ayuda necesaria a Túnez”.

La posibilidad de que la llamada “alianza internacional contra el yihadismo” extienda sus bombardeos aéreos en Siria e Irak a Libia está en el centro del debate político y público desde hace varias semanas.

La semana pasada, el gobierno tunecino, junto al presidente del país, Beji Caid Essebsi, se opusieron a la eventual intervención y advirtieron del error y el daño que causaría una operación como la que en 2011 contribuyó a que los rebeldes acabaran con más de cuatro décadas de dictadura.

EFE