Autoridades nacionales no están a favor de una interrupción del embarazo ni de un aborto terapéutico cuando la futura madre está infectada por el virus del Zika, del que hay registrados seis casos confirmados en el país suramericano, dijo el ministro de Salud Pública, Antonio Barrios.


Las embarazadas tienen el mismo riesgo que el resto de la población.

Barrios recordó que la legislación paraguaya “no permite realizar este tipo de procedimiento, por lo que es bastante complejo indicar esto”, declaró según un comunicado del Ministerio de Salud.

Señaló además que tampoco procede hablar de un “aborto terapéutico” ya que en su opinión no se ha confirmado ni descartado que el zika sea el causante de nacimientos con microcefalia.

“A ciencia cierta no se tiene indicio de que esto sea así. Se piensa que el efecto importante del virus se da en el primer trimestre del embarazo”, dijo Barrios.

El aborto está penado en Paraguay con hasta cinco años de cárcel y solo existe una excepción: cuando la madre corre riesgo de perder la vida y hay una recomendación médica.

Barrios admitió que, si se confirma que la enfermedad produce microcefalia, se van a dar casos en Paraguay, donde en enero se decretó el estado de alerta epidemiológica por los virus del Zika, el dengue y el chikunguña.

El ministro añadió que actualmente hay en el país un total de 170 embarazadas que han presentado síntomas febriles y están siendo sometidas a controles.

“El desenlace de estos embarazos lo vamos a ver en los próximos meses”, dijo Barrios.

Agregó que existe un gran temor entre las embarazadas y recomendó como medida de prevención el uso de repelentes, mangas largas y mosquiteros para evitar la picadura del mosquito Aedes aegypti, vector del zika, el chikunguña y el dengue.

Barrios también instó a las mujeres en periodo de gestación a no trasladarse a zonas donde se registra el virus.

Hasta el momento, Paraguay registra un total de seis casos confirmados de zika, todos ellos circunscritos a la ciudad de Pedro Juan Caballero. EFE