Según Telefónica, Telxius tiene como objetivos incrementar los servicios prestados a otros operadores, mejorar la rentabilidad sobre el capital empleado y poder participar de manera más activa en las oportunidades de crecimiento existentes en el sector, incluida la posibilidad de incorporar activos de terceros.


La española Telefónica creó una nueva entidad denominada Telxius

La española Telefónica creó una nueva entidad denominada Telxius, que agrupa ciertos activos de infraestructura de la multinacional y que considera permitirá una gestión más especializada y focalizada a nivel global, anunció hoy el grupo.

El nacimiento de la nueva compañía se enmarca en la estrategia de optimización de la cartera de activos del Grupo Telefónica, añadió la operadora en un comunicado.

Los activos de infraestructuras agrupados inicialmente en Telxius incluirán aproximadamente unas 15.000 torres de telecomunicaciones de Telefónica en España y otros países, así como la red internacional de 31.000 kilómetros de fibra óptica submarina del grupo, incluido el SAM-1, un cable submarino que conecta Estados Unidos con Centro y Sudamérica.

En los próximos meses, se incorporarán gradualmente a Telxius, que tendrá a Alberto Horcajo como consejero delegado, una serie de compañías de nueva creación con los activos ya mencionados.

Según fuentes del sector, Telefónica no concluyó aún con la segregación de los activos de infraestructuras de telecomunicaciones en nuevas compañías para incorporarlos posteriormente a Telxius, al tiempo que estimaron que el proceso completo pueda estar concluido en los próximos meses.

Según fuentes conocedoras de la operación, la nueva filial, que podría venderse parcialmente o comenzar a cotizar en bolsa, tendría una capitalización de entre 5.000 y 10.000 millones de euros (de unos 5.615 a 11.231 millones de dólares al cambio actual), en función de los activos que incluya.

Actualmente, Telefónica cuenta con una red de fibra óptica de alta capacidad que conecta más de 40 países en Europa y América, incluido Estados Unidos.

Se trata de una red internacional que ofrece servicios de telecomunicaciones tanto al Grupo Telefónica como a otros operadores fijos y móviles, proveedores de internet y proveedores de contenidos.

La operación de segregación de activos de infraestructuras también se enmarca en los esfuerzos de Telefónica, presente en 21 países y con una base de clientes de más de 327 millones de accesos, por reducir su deuda, que a 30 de septiembre ascendía a 49.700 millones de euros (55.819 millones de dólares).

EFE