La pequeña localidad de Bettadur, de unos 1.800 habitantes según el último censo de 2011, se vio desbordada por miles de personas, al menos 5.000 según la cadena de televisión india NDTV, que acudieron al velatorio del soldado antes de ser enterrado a mediodía.


La pequeña localidad de Bettadur, de unos 1.800 habitantes según el último censo de 2011, se vio desbordada por miles de personas

Miles de personas despidieron hoy en un pequeño pueblo del sur de la India al soldado Lance Naik Hanamanthappa, convertido en héroe nacional tras sobrevivir seis días bajo una avalancha de nieve aunque murió después en un hospital, en un alud en el que fallecieron otros nueve militares.

Las imágenes de televisión mostraron largas filas de gente que decenas de policías y militares intentaban organizar, para depositar flores sobre el féretro instalado en un patio escolar y cubierto con la bandera india.

Las autoridades locales han anunciado que Hanamanthappa contará con una estatua de bronce en este pueblo del estado de Karnataka ante la que se llevará a cabo un homenaje cada año los días de la fiesta nacional, según recoge el diario “The Times of India”.

Los restos de los otros nueve compañeros fallecidos permanecen en el glaciar en el que se produjo la avalancha a unos 5.400 metros de altura en la Cachemira india, en espera de una mejoría del tiempo que permita su traslado a Nueva Delhi, informó el Ejército indio.

Los militares serán homenajeados en un funeral de Estado, indicó la oficina de comunicación del Ejército en su cuenta de Twitter.

Hanamanthappa, que tenía 33 años, falleció ayer en un hospital militar de la capital india tras haber sido rescatado bajo ocho metros de nieve seis días después de la avalancha que sepultó un puesto militar en el glaciar Siachen, en el extremo septentrional del gigante asiático.

El glaciar se encuentra cerca de la Línea de Control (LoC, frontera de facto) entre la India y Pakistán, en una zona en disputa entre ambos países desde 1984.

Desde entonces han muerto en el glaciar 869 militares indios por las condiciones extremas del lugar, con aludes frecuentes, temperaturas bajo cero y falta de oxígeno, según datos del Ministerio de Defensa de la India hasta comienzos de diciembre pasado.

EFE