El vicepresidente de la opositora Comisión Suprema para las Negociaciones (CSN), George Sabra, señaló hoy que la oposición siria rechaza hablar de un alto el fuego hasta que no haya primero un diálogo y una transición política en el país árabe.


Los opositores exigen la implementación de los artículos 12 y 13 de la decisión 2.254 del Consejo de Seguridad

“El alto el fuego debe estar vinculado al proceso de negociaciones y a una transición política, no puede venir antes”, dijo Sabra a Efe por teléfono.

De esta forma, el vicepresidente de la principal alianza opositora siria, que agrupa a formaciones políticas y militares y que participó en las recientes conversaciones de Ginebra, reaccionó al acuerdo alcanzado anoche por EEUU y Rusia para un cese de las hostilidades en el Estado árabe en el plazo de una semana.

Según Sabra, primero debe entrar, además, la ayuda humanitaria en las áreas asediadas y para todos aquellos que la necesiten.

El dirigente opositor apuntó que su organización no mantiene contactos con Washington y “mucho menos con Rusia, que está ocupando el territorio sirio y bombardea a los civiles”.

En cuanto al regreso de la delegación opositora a la conferencia de Ginebra, cuya reanudación está prevista para el 25 de febrero, Sabra indicó que la CSN no retornará a menos que se cumplan las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU referidas a la situación humanitaria.

Los opositores exigen la implementación de los artículos 12 y 13 de la decisión 2.254 del Consejo de Seguridad.

La cláusula 12 insta a las partes a permitir el acceso a todas las agencias humanitarias para asistir a la población, sobre todo a aquellas personas que están en áreas asediadas en Siria, mientras que el 13 exige el fin de los ataques indiscriminados a civiles.

La conferencia de Ginebra fue suspendida el pasado 3 de febrero, coincidiendo con el inicio de una ofensiva del régimen de Bachar al Asad en el norte de la provincia de Alepo, que ha causado decenas de miles de desplazados, que se han dirigido a la frontera con Turquía.

El arreglo ruso-estadounidense se logró anoche tras más de seis horas de negociaciones en Múnich del Grupo Internacional de Apoyo a Siria, en el que se encuentran esos dos países, además de Turquía, Irán, Arabia Saudí, Catar, Egipto, Francia, Alemania y el Reino Unido.

EFE