A días del debut en Copa Libertadores, se produjo la renuncia de Francisco Arce como director técnico de Olimpia. Cerro Porteño sumó su segunda derrota en el campeonato. Los hinchas azulgranas piden la destitución del entrenador venezolano. ¿Hasta cuándo le sostendrán?


Chiqui Arce ya renunció mientras César Farías camina por la cuerda floja en Barrio Obrero

Los grandes del fútbol no están pasando un buen momento en el torneo local, esta si que es una situación inesperada para Cerro Porteño y Olimpia. Ambos equipos son considerados los más grandes del fútbol paraguayo y siempre candidatos a quedarse con el título. Pero, no tuvieron el mejor comienzo en el Torneo Apertura.

Olimpia, el último campeón, inició el torneo con mucha incertidumbre por la serie de amistosos donde no le fue muy bien. Eso se vio reflejado en el debut ante Sol de América, donde los Danzarines ganaron por 2-1.

Los franjeados se repusieron de esa derrota y vencieron a Libertad en la segunda fecha por 1-0 en Para Uno. Esa victoria pareciera ser el repunte Decano, pero no.  En la tercera, empató por 2-2 ante Nacional, dejando muchas dudas a nivel futbolístico.

Lo peor se vino en la cuarta fecha, Olimpia fue goleado por el Deportivo Capiatá en el Manuel Ferreira (1-3). En ese partido, los hinchas franjeados cuestionaron duramente a sus jugadores y cuerpo técnico.

El golpe de KO llegó en la quinta fecha. Olimpia fue hasta el Feliciano Cáceres para medir a General Díaz y perdió estrepitosamente por 4-1. Esta derrota hizo que el ‘Chiqui’ Arce presente su renuncia al cargo y la misma fue aceptada por el presidente y la dirigencia.

De esta manera, Franciso Arce deja la conducción del Olimpia luego de conseguir un título a nivel local, el número 40 de la institución franjeada. El Decano inciará su camino en Copa Libertadores este martes ante el Deportivo Táchira en Venezuela. Mauro Caballero será el encargado de dirigir interinamente el plantel, hasta encontrar al reemplazante del ‘Chiqui’.

En el campamento azulgrana, la situación es muy similar. Con la diferencia que Cerro tiró ‘la casa por la ventana’ y contrató a más de un equipo (14 refuerzos)  para encarar el torneo local y Copa Liberadores, el gran objetivo de los cerristas. Además de traer a un DT ‘clase A’, como lo es César Farías.

Cerro si empezó con el pie derecho el campeonato. Venció al recién ascendido River Plate por 2-0. Sin embargo, en lo futbolístico dejó mucho que desear. En la segunda fecha fue hasta el Feliciano Cáceres para medir al Sportivo Luqueño y cayó por 2-1. En ese encuentro el Ciclón mostró muy poco.

Luego en la tercera jornada, el equipo de Farías se repuso y venció al otro recién ascendido, General Caballero. La victoria fue de 3-0 con una gran actuación del delantero portugués, Luis Leal, con dos anotaciones. Pero, nuevamente fueron las individualidades la que salvaron al Ciclón. En lo colectivo, casi nada.

Después de eso se vino el partido ante Guaraní (empate a cero). Uno de los encuentros más pobres del campeonato, a nivel de creación de fútbol e ideas claras. Ahí ya Farías recibió los ‘primeros cariños’ por parte de la hinchada azulgrana.

Ese pésimo partido se vio reflejado en la quinta fecha ante Rubio Ñu. Cerro Porteño cayó nuevamente, esta vez por 2-1. Y ‘encendió’ a la afición cerrista. Ya que las declaraciones del entrenador venezolano, no coinciden con lo que demuestra en cancha.

César Farías, de 15 puntos logró sólo 7 en lo que va del campeonato. Con dos victorias, dos derrotas y un empate. Números muy pobres, para un equipo que aspira a ‘todo’ en este semestre. Este martes se viene el gran desafío del venezolano, la Copa Libertadores. En conferencia de prensa, señaló que ‘El verdadero Cerro, se verá en dicho torneo internacional’.

Sin dudas que Farías está en la ‘cuerda floja’, luego de este mal arranque. Y deberá reivindicarse este martes ante el Independiente de Santa Fe en Colombia. O sino, la ‘paciencia’ de los hinchas y dirigentes llegará a su límite.

A esto hay que sumarle que Cerro Porteño y Olimpia se verán las caras en la próxima fecha del Torneo Apertura en el clásico. Ese partido puede ser clave, para las pretensiones de ambos equipos.