Las elecciones, que se celebrarán este jueves, son las más reñidas desde que el actual presidente, Yoweri Museveni, accediera al poder en 1986 y muchas encuestas le dan una victoria con un 53 % o un 54 % de los votos cuando en 2011 ganó con casi un 70%.


La Policía detuvo de nuevo hoy al principal candidato de la oposición de Uganda, Kizza Besigye

La Policía detuvo hoy al principal candidato de la oposición de Uganda, Kizza Besigye, a tres días de las elecciones presidenciales, por intentar entrar en la capital del país junto a sus seguidores en una marcha que el Gobierno no había autorizado, informaron a Efe fuentes policiales.

Las elecciones, que se celebrarán este jueves, son las más reñidas desde que el actual presidente, Yoweri Museveni, accediera al poder en 1986 y muchas encuestas le dan una victoria con un 53 % o un 54 % de los votos cuando en 2011 ganó con casi un 70 %.

La detención de Besigye, médico personal de Museveni durante la guerra civil (1980-1986), se produjo en el mismo momento en que la Comisión Electoral daba una charla a los observadores locales e internacionales que participarán en los comicios.

La Policía lanzó gases lacrimógenos para bloquear la marcha de los seguidores de Besigye, que se encuentra ante la mejor oportunidad que ha tenido en casi dos décadas tras perder en las elecciones de 2001, 2006 y 2011.

El inspector general de la Policía, Kale Kayihura, que se encontraba en la reunión para ofrecer los detalles del dispositivo de seguridad, tuvo que abandonar la reunión para ocuparse del caso.

A falta de tan poco tiempo para las elecciones, los candidatos están convergiendo en Kampala, la capital del país, para poner fin a la dura campaña electoral, que ha incluido por primera vez en la historia dos debates televisados.

Se trata del primer incidente de gravedad ocurrido durante la campaña electoral, según informó el inspector Kayihura, que definió el proceso como “pacífico”, aunque criticó que uno de los candidatos, sin decir cuál, se ha dedicado a desafiar a las fuerzas de seguridad.

EFE