La madre de Madelenie McCann, la niña británica desaparecida en Portugal en 2007, dice que a su hija no se la llevaron 'a un millón de kilómetros' del Algarve (Portugal), donde estaban de vacaciones, en unas declaraciones publicadas hoy por el tabloide 'The Sun'.


Madelenie McCann, la niña británica desaparecida en Portugal en 2007

La pequeña “Maddie” dormía junto con sus hermanos mellizos en un apartamento de la localidad portuguesa de Praia Da Luz, cuando desapareció en misteriosas circunstancias, mientras sus padres cenaban en un restaurante cercano con un grupo de amigos.

Los padres de la niña iniciaron entonces una campaña sin precedentes a nivel mundial para tratar de encontrar a su hija, que no ha cesado.

Kate McCann, de 47 años, aseguró al citado diario sensacionalista que tanto su marido, Gerry, como ella misma, “jamás abandonarán” la esperanza de encontrar a su pequeña.

McCann, embajadora de la organización “Personas desaparecidas”, señaló que el proceso de búsqueda de su hija le había llevado a creer que los niños secuestrados no son llevados, por regla general, muy lejos del lugar de la desaparición, en el caso de “Maddie”, del Algarve portugués.

“Allí es donde estuvo por última vez, y no creo que se la hayan llevado a un millón de kilómetros. Siempre he dicho que Praia da Luz es el lugar donde me siento más cercana a ella”, apuntó.

La madre de la niña desaparecida aseguró que “la urgencia” por encontrar a su hija “no ha cambiado absolutamente nada” desde 2007 y se aferró al hecho de que “continuamente escuchas casos de personas que llevan desaparecidas años y que son encontradas”.

McCann afirmó que quiere “un final, una respuesta, sea cual sea”, a la desaparición de Madeleine.

Desde 2011, la Policía británica ha colaborado en la búsqueda de pistas para averiguar lo que ocurrió la noche en la que desapareció la niña, si bien el pasado año se redujo el número de agentes dedicados a investigar el caso.

El Ministerio británico de Interior reveló el pasado junio que hasta la fecha el coste de la pesquisa para encontrar a “Maddie” había ascendido a 10 millones de libras (12,9 millones de euros).

EFE