Seis policías filipinos murieron y ocho resultaron heridos en una emboscada con explosivos tendida hoy en el sur del país por miembros del Nuevo Ejército del Pueblo (NEP), el brazo armado del proscrito Partido Comunista de Filipinas.


El Nuevo Ejército del Pueblo (NEP), el brazo armado del proscrito Partido Comunista de Filipinas

Fuentes policiales citadas por los medios locales indicaron que el enfrentamiento tras la encerrona se prolongó más de una hora en las inmediaciones de la localidad de Baggao, en la provincia de Cagayan, en la isla de Mindanao.

Las autoridades enviaron dos helicópteros para recoger las víctimas y trasladar a los heridos a un ambulatorio.

El NEP cuenta con unos 6.000 combatientes regulares y lleva cerca de 45 años alzado en armas en un conflicto que ha causado cerca de 30.000 muertos.

EFE