La coalición europeísta gobernante en Ucrania se rompió hoy con la salida de Autoayuda, partido que exige la dimisión irrevocable del primer ministro, Arseni Yatseniuk, que superó esta semana una moción de censura en el Parlamento.


Arseni Yatseniuk

“La dirección del partido ha concluido que es imposible que Autoayuda permanezca coaligado con fuerzas políticas que son partícipes en el golpe de mano oligárquico en el Parlamento”, afirmó Oleg Bereziuk, líder de esa formación en la Rada Suprema (legislativo).

Bereziuk denunció que este martes, cuando fracasó la moción de censura contra el Ejecutivo de Yatseniuk, tuvo lugar “una abierta conspiración entre los máximos dirigentes del país, por una parte, y los oligarcas y las fuerzas parlamentarias bajo su control, por otra”.

Según Autoayuda, en esa conspiración estarían implicados el presidencial Bloque Petró Poroshenko, el Frente Popular de Yatseniuk y las fuerzas bajo control de los oligarcas ucranianos, en alusión a Rinat Ajmétov, el hombre más rico del país.

“Tales acciones deslegitimaron al Gobierno, lo que representa un ataque contra el orden establecido, y desintegraron definitivamente la coalición parlamentaria Ucrania Europea”, señaló.

El Bloque Petró Poroshenko ya dio ayer por rota la actual coalición gobernante en Ucrania y conminó a Yatseniuk a presentar en pocos días un nuevo Gobierno y un programa de reformas, o presentar la dimisión.

Con la salida de Autoayuda, el Bloque Petró Poroshenko (136) y el Frente Popular de Yatseniuk (81) sumarían 217 escaños, a seis de la mayoría absoluta de 226.

Por ello necesitarían el apoyo de los 21 diputados del Partido Radical, cuyo líder, Oleg Liashko, ya se ha reunido con Yatseniuk y se mostró dispuesto a regresar a la coalición que abandonó el pasado año.

Yatseniuk lamentó hoy la salida de Autoayuda, al que acusó de irresponsabilidad, y aseguró que no permitirá que “el país caiga en la vorágine de la inestabilidad, el caos, la falta de apoyo exterior y desestabilización política y económica”.

Además, pidió al bloque del presidente, Petró Poroshenko, “pasar página” para no repetir los errores de la Revolución Naranja (2004) y formar una nueva coalición de Gobierno.

De no conseguirse forjar una nueva coalición, se convocarían elecciones parlamentarias anticipadas, contra lo que se pronunció el propio Poroshenko al pedir a Yatseniuk que dejara voluntariamente el cargo para permitir la formación de un Gobierno de tecnócratas reformistas desvinculados con los grupos de presión.

EFE