Cerro Porteño fue más que su archirrival en el primer superclásico del año y venció por 1 - 0. Raúl Cáceres convirtió el único tanto del partido en el primer tiempo. Con este triunfo azulgrana, los dirigidos por César Farías se acercan a los primeros lugares. El Decano agrava su crisis y se posiciona en el último lugar de la tabla de posiciones.


Raúl Cáceres convirtió el único tanto del clásico.

El Ciclón se quedó con el clásico. En un partido carente de ideas, donde el Ciclón supo golpear en el momento justo y aguantó el resultado. El Ciclón se prende en el campeonato y Olimpia se hunde cada vez más, quedó en el último lugar de la tabla de posiciones.

El encuentro inició bastante trabado y con imprecisiones. En el minuto 19 llegó el grito sagrado, una gran jugada de Raúl Cáceres que definió en la segunda oportunidad. La primera tapó Barreto y el defensor azulgrana aprovechó el rebote y mandó al fondo del arco el balón.

César Farías fue expulsado por un ‘festejo desmedido’. Salió de su área técnica para celebrar el gol con sus jugadores.

Cerro de ahí en más, movió inteligentemente la pelota, pero sin crear muchas ocasiones. Olimpia intentó tímidamente acercarse al arco de Antony Silva, sin mucho peligro.

Mauro Caballero, modificó el tablero en el segundo tiempo. Ingresaron Pitonni y Nery Cardozo para darle mayor velocidad a su equipo. El nivel de los franjeados mejoró, pero sin quebrantar a los azulgranas.

La defensa azulgrana estuvo impecable, casi sin errores en todo el partido. Con un Víctor Hugo Mareco bastante atento en todas las jugadas, sacando todas las pelotas. Antony Silva realizó tapadas importantes.

El juego se descompuso, cuando Alejandro Silva y Sergio Díaz fueron expulsados. Ambos tuvieron un ‘encontronazo’ y el árbitro José Mendez decidió sacarlos del partido.

De esta manera, Cerro va se coloca en los primeros lugares y se prepara para disputar el juego de Copa Libertadores ante el Cobresal. Olimpia no puede salir de la crisis y quedó en el último lugar. Mauro Caballero, entrenador interino, perdió los dos encuentros que dirigió al franjeado.