Una de las primeras medidas para contrarrestar los embates del calor es, beber más agua que de costumbre para impedir la deshidratación y no esperar a tener sed. También se aconseja en lo posible evitar la exposición solar entre las 10:00 y 17:00, puesto que son horarios considerados pico por la intensidad de los rayos solares. La ropa cómoda, holgada y de color claro es un aliado importante para soportar las agresiones del clima caluroso.


Anuncian una jornada calurosa.

Es importante mencionar que las personas de 65 años o más tienen menos probabilidad de sentir y reaccionar ante los cambios de temperatura, por lo que deben evitar la exposición al sol y permanecer de ser posible en edificios con acondicionadores de aire.

Aquellas personas que padecen de  afecciones crónicas  pueden estar tomando medicamentos empeoraran el efecto del calor extremo. Es conveniente que la persona de la tercera edad esté pendiente de algún amigo o vecino y pida a alguien que haga lo mismo por usted, para actuar rápidamente de ser necesario.

Busque ayuda inmediata si usted tiene, o alguien que conoce tiene, síntomas de enfermedad por calor como calambres musculares, dolores de cabeza, náuseas o vómitos.

Bebés, niños/as y el calor

Los bebés y los/as niños/as pequeños/as son muy sensibles a los efectos del calor extremo y dependen de otras personas para mantenerse frescos e hidratados.

Nunca deje a bebés o niños/as en un auto estacionado. Ni tampoco deje a sus mascotas en autos estacionados ya que ellos también pueden sufrir enfermedades por calor.

  • Vista a bebés y niños/as con ropa suelta, ligera y de colores claros.
  • Busque atención médica inmediatamente, si su niño/a tiene síntomas de enfermedad por calor.

Signos y síntomas de advertencia

Los calambres musculares pueden ser el primer signo de enfermedad por calor y causar agotamiento o golpe por calor.

El agotamiento por calor puede presentar características como sudor copioso, debilidad, piel fría, pálida, húmeda y pegajosa, pulso rápido o débil, dolores de cabeza, náuseas o vómitos y desmayos.

Para contrarrestar esto es necesario resguardarse del calor en sitios más frescos, recostarse y aflojar la ropa. De ser posible refrésquese la piel con pañitos húmedos y fríos, tome sorbos de agua y si tiene vómitos continuos, busque atención médica de inmediato.

Golpes de calor

Se caracteriza por la alta temperatura corporal (más de 39.4º C), piel caliente, enrojecida, seca o húmeda, pulso rápido y fuerte, además de posible pérdida del conocimiento.

Lo que debe hacer es llame al 141 inmediatamente (servicio de ambulancias de emergencia), pues esto se considera una emergencia médica.

Si usted está con una persona que presenta estos síntomas llévela a un sitio más fresco, bájele la temperatura aplicándole pañitos fríos o dándole un baño con agua fría.