La patronal europea, BusinessEurope, instó hoy a la Unión Europea (UE) y a Estados Unidos a crear un capítulo sobre energía en el acuerdo de libre comercio e inversiones (conocido como TTIP, por sus siglas en inglés) que negocian, del que se celebra esta semana la duodécima ronda de trabajos.


BusinessEurope, hizo hincapié en que el tratado debe seguir siendo integral

BusinessEurope, cuyos representantes mantuvieron hoy un debate con los jefes negociadores de la UE, Ignacio García Bercero, y de EE.UU., Daniel Mullaney, hizo hincapié en que el tratado debe “seguir siendo integral” y que las partes deben “cerrar un acuerdo político que incluya los aspectos más difíciles durante el mandato” del presidente (estadounidense) Barack Obama.

El director general de BusinessEurope, Markus J. Beyrer, afirmó en un comunicado que, tras la decisión de Washington de levantar su prohibición de exportar petróleo, “la UE y EE.UU. tienen nuevas perspectivas de incluir un capítulo energético en el TTIP”.

“Estamos confiados en que ambas partes verán los méritos de incluir un capítulo sobre energía en el TTIP. Este acuerdo pretende establecer normas modernas y ambiciosas en diferentes áreas que no están cubiertas suficientemente por acuerdos multilaterales”, declaró.

Por el momento, la UE y EE.UU. aún no han tomado una decisión sobre la posibilidad de crear un capítulo en el acuerdo específico sobre energía, a pesar del interés que muestra por ello especialmente Europa, que intenta diversificar sus fuentes de abastecimiento ante su dependencia energética del exterior.

Según fuentes comunitarias, a lo largo de esta ronda de negociaciones, que tiene lugar en Bruselas del lunes al viernes, habrá “un día entero” dedicado a hablar de energía.

Su expectativa es que las dos partes tengan una “discusión útil para identificar asuntos en los que ambos estén de acuerdo”.

El debate sobre energía incluirá el tema las materias primas y, aunque “aún no hay un texto” sobre el asunto, los equipos negociadores de una y otra parte volverán a abordar la cuestión energética de nuevo “en febrero”.

La UE está interesada especialmente en la importación de gas natural y en incluir en el acuerdo normas que promuevan las fuentes renovables y la eficiencia energética, a la vez que se garantiza el derecho soberano de los Estados miembros de elegir qué tipo de energía quiere utilizar o explotar en su territorio.

Por otra parte, el director de la patronal europea solicitó un “acuerdo integral que dé a ambas partes nuevas oportunidades de mercado en las licitaciones públicas”.

“También tenemos que eliminar los costes innecesarios derivados de diferentes regulaciones sobre pruebas y requisitos de etiquetado”, añadió.

En opinión de Beyrer, estos objetivos “son la verdadera esencia de nuestro apoyo al TTIP y Estados Unidos es muy consciente de ello”.

Al mismo tiempo, indicó que “necesitamos un progreso sustancial en el capítulo de regulación en los diferentes sectores”, y añadió que es “esencial” que haya una “estructura permanente para un diálogo constante entre los reguladores”.

EFE