China, Estados Unidos y Pakistán, que forman junto a Afganistán el denominado Grupo a Cuatro (G4), se enfrentarán militarmente a los talibanes que rehúsen participar en el diálogo de paz que pretende poner fin al conflicto afgano.


China, Estados Unidos y Pakistán, que forman junto a Afganistán el denominado Grupo a Cuatro (G4)

“Si los oponentes armados no toman ventaja de este proceso de paz, no sólo nosotros, sino también los (otros) tres países están comprometidos a emprender acciones militares en su contra”, dijo el asesor de Seguridad Nacional afgano, Hanif Atmar, en una rueda de prensa en Kabul.

El acuerdo forma parte de la “hoja de ruta para el diálogo de paz” diseñada por el G4, afirmó Atmar, un día después de que el grupo se reuniese en la capital afgana y anunciase que prevé una reunión directa entre el Gobierno afgano y los insurgentes para la primera semana de marzo.

“Estamos prudentemente esperanzados con los resultados del diálogo de paz”, afirmó, al advertir de que no conviene poner “todas” las esperanzas en las negociaciones sino que es preciso “esperar” a ver si el proceso de paz “resulta en el fin de la violencia”.

Según el asesor, Afganistán continuará fortaleciendo paralelamente a sus fuerzas de seguridad para poder defender la nación en caso de que algún grupo insurgente decida seguir en el campo de batalla.

Atmar advirtió, además, de que los insurgentes tienen un periodo limitado para unirse a las negociaciones después del cual el G4 iniciará acciones militares contra las formaciones que se hayan quedado al margen.

El G4, que se fraguó en la V Conferencia del Corazón de Asia, ha manifestado su respaldo a un proceso de diálogo sin condiciones previas con los talibanes, a quienes pidieron que acepten participar en las conversaciones de paz.

Los talibanes afganos se han mostrado ambiguos con relación a este proceso de paz, que en ocasiones han rechazado de plano y en otros momentos han condicionado a decisiones como la salida de las fuerzas extranjeras que hay en el país.

El 24 de enero indicaron que su participación en ese diálogo depende de la toma de “algunos pasos preliminares” como la retirada de sanciones que la ONU renovó en diciembre.

EFE