El parlamentario del Mercosur por el Frente Guasu, Ricardo Canese, presentó este lunes la propuesta de Declaración, por la cual “el PARLASUR manifiesta su preocupación por la parcialidad manifiesta del Poder Judicial del Paraguay y su Fiscalía en el caso Curuguaty, pues este tipo de juicios arbitrarios y parcialistas atentan contra los derechos humanos y el Estado de Derecho, principios imprescindibles para el proceso de integración en el MERCOSUR”.


Ricardo Canese

Al mismo tiempo, el parlamentario del MERCOSUR propone que el PARLASUR manifieste “…además su preocupación por la abierta intervención del Poder Ejecutivo de la República del Paraguay en caso Curuguaty al haber designado como Viceministro de Seguridad Interna al ex Fiscal del caso, Jalil Rachid, en el mismo momento en que están declarando en el juicio oral los miembros de la Policía Nacional, desde ese momento a su disposición y mando”.

Canese señala que “los 14 campesinos procesados –uno detenido desde hace más de 3 años y medio y 12 con prisión domiciliaria– son los únicos encausados en cuanto a la masacre de Curuguaty por la muerte de 6 policías, en tanto que no existe investigación alguna en relación a otros posibles culpables, pese a las evidencias de que los campesinos no contaban con las armas de grueso calibre que son las que habrían ocasionado tales 6 muertes”.

La Fiscalía, denuncia el parlamentario, en ningún momento investigó quiénes pudieron disparar las “armas de grueso calibre” que ocasionaron la muerte de los 6 policías y que resulta muy llamativo que la Fiscalía no investigue el hecho. A los campesinos, NO se les incautó armas de grueso calibre; ahora, recalca Canese, “el mismo médico forense ha testificado que los policías han muerto con armas de grueso calibre, que no tenían los campesinos. ¿Por qué se los sigue procesando, entonces?”.

La propuesta de declaración presentada al PARLASUR agrega que LO MÁS GRAVE es que no hay “ni un sólo investigado o imputado por la muerte de 11 campesinos, asesinados y hasta ajusticiados impunemente el mismo día que los 6 policías, el 15 de junio del 2012, así como tampoco en relación al asesinato del dirigente campesino Vidal Vega, meses después de tal masacre y testigo clave de la misma, lo que demuestra la parcialidad manifiesta de la Fiscalía y el Poder Judicial; se trata, evidentemente, de un JUICIO POLÍTICO enteramente inconstitucional y que los campesinos presos son verdaderos PRESOS POLÍTICOS”.