La Fiscalía de Colombia apresó este lunes a Santiago Uribe, hermano del dos veces presidente de ese país y actual senador Álvaro Uribe Vélez. El detenido (dedicado a la ganadería) deberá responder por los delitos de homicidio agravado y concierto para delinquir.


Los crímenes habrían sido cometidos desde su presunta vinculación con el grupo paramilitar ‘Los 12 apóstoles’, señalado de asesinar a decenas de personas durante los años 1993 y 1994 bajo una misión de “limpieza social” en Antioquia, en el noroeste de Colombia.

Durante los últimos quince años, Uribe ha sido cuestionado por las autoridades debido a testimonios de exparamilitares y expolicías que han señalado sus supuestos vínculos con esa estructura paramilitar.

En 1999, el proceso que se había abierto en su contra por los mismos hechos fue archivado por la falta de pruebas, pero un año más tarde el testimonio de Juan Carlos Meneses, un mayor de la Policía retirado, volvió a mover la investigación. Declaró que en la época en que tenía el rango de teniente acordó con Santiago Uribe que la Policía encubriría las acciones de ‘Los 12 apóstoles’.

Uno de esos crímenes y por el que fue procesado judicialmente Meneses, es el del asesinato del conductor Camilo Barrientos en 1994, quien habría muerto tras la campaña emprendida por ese grupo para matar a las personas que ellos consideraban guerrilleros.

La detención de Uribe se produjo en Medellín, en donde permanece en las instalaciones de la Fiscalía hasta que su captura se judicialice ante un juez. Ni la Fiscalía, ni los abogados del ganadero se han pronunciado sobre los detalles de la captura.

La defensa del hermano del expresidente sostiene que se trata de un montaje que ha tenido como propósito perjudicar la imagen del ahora senador Álvaro Uribe.

Sin embargo, no es la primera vez que el apellido Uribe está involucrado en investigaciones judiciales en Colombia. Mario Uribe, primo del expresidente, fue condenado en el 2011 a siete años y seis meses de prisión por nexos con paramilitares. Mario Uribe fue presidente del Congreso y su caso hizo parte del capítulo de la llamada ‘parapolítica’, como se conoció al escándalo desatado en Colombia desde el año 2006 por la revelación de los vínculos entre algunos políticos y paramilitares. /Elpaís.com

Compartí: