Cerca del final del partido entre Racing y Boca de este domingo, Carlos Tévez se encontraba con la marca del 10 de la Academia y cansado de la defensa del paraguayo le tiró un manotazo que el árbitro cobró como infracción, pero sin la sanción que merecía el delantero Xeneize.