El Gobierno de Evo Morales rechazó hoy el informe en que Estados Unidos calificó de insuficientes los esfuerzos de Bolivia en la lucha contra las drogas y sostuvo que Washington carece de "solvencia moral" para juzgar las políticas antinarcóticos que se aplican en el país andino.


Estados Unidos calificó de insuficientes los esfuerzos de Bolivia en la lucha contra las drogas

“El Departamento de Estado de Estados Unidos no tienen ninguna solvencia moral para juzgar las labores de lucha contra el narcotráfico de la Policía, del Gobierno y del Estado boliviano”, sostuvo el ministro de Gobierno (Interior), Carlos Romero, según la agencia estatal ABI.

La autoridad replicó así al informe anual del Departamento de Estado sobre el narcotráfico en el mundo, enviado el miércoles al Congreso estadounidense y relativo a 2015, en el que Washington volvió a señalar a Bolivia y Venezuela como países que no hacen lo suficiente para combatir el narcotráfico.

Según el informe, EE.UU. considera “insuficientes los esfuerzos de las autoridades para frenar y desmantelar a las organizaciones narcotraficantes” y “poco adecuados los controles bolivianos para prevenir que los cultivos de coca ‘legales’ alimenten la producción ilícita de cocaína”.

El Departamento de Estado también señaló que en Bolivia, el 40 % de la producción de la hoja de coca va a parar a mercados ilegales y acusó a La Paz de violar la convención de la ONU sobre drogas al no prohibir la exportación de esa planta, base para fabricar cocaína.

Según Romero, la única instancia certificada para evaluar las acciones de Bolivia en esa área es la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) y destacó que ese organismo ha reconocido el cumplimiento de las metas del plan gubernamental de destrucción de cultivos ilegales de hojas de coca.

En agosto del año pasado, la UNODC certificó que Bolivia tenía unas 20.400 hectáreas de coca en total en 2014, lo que refleja una reducción de un 34 % desde 2010.

El ministro de Gobierno afirmó que Bolivia está certificada como un “modelo” de lucha contra el narcotráfico y recordó que desde 2013 Estados Unidos no ha aportado “ni un peso” a las tareas antidrogas en este país “en el marco de la responsabilidad compartida”.

El Gobierno de Evo Morales rechazó hoy el informe de Estados Unidos
El Gobierno de Evo Morales rechazó hoy el informe de Estados Unidos

“En los últimos años más de 1.400 millones de bolivianos (unos 201,1 millones de dólares) se han destinado para la lucha contra el narcotráfico y el presidente Evo Morales suscribió un convenio con Francia para concretar 200 millones de dólares para implementar nueva tecnología en esta lucha”, dijo Romero, según ABI.

Bolivia y EE.UU. mantienen una relación a nivel de encargados de negocios desde 2008, cuando Morales expulsó del país al entonces embajador estadounidense Philip Goldberg, acusándolo de conspirar contra su Gobierno, algo que Washington ha negado siempre.

Morales también expulsó ese año a la Administración para el Control de Drogas (DEA, en inglés) y en 2013 hizo lo mismo con la agencia de cooperación internacional de Estados Unidos (Usaid), bajo las mismas acusaciones de supuesta conspiración.

La restitución de embajadores no ha sido posible pese a que ambos países firmaron a fines de 2011 un acuerdo para normalizar las relaciones bilaterales.

Morales señaló el mes pasado que su Gobierno evaluaba la posible expulsión del encargado de Negocios de EE.UU., Peter Brennan, a quien acusó de estar detrás de una “guerra sucia” en su contra durante la campaña realizada de cara al referendo constitucional celebrado el 21 de febrero, en el que fue derrotado.

La Embajada estadounidense rechazó esa acusación.

EFE