Dos soldados ucranianos han muerto y otros cinco han resultado heridos en las últimas horas en el conflictivo este del país, inmerso nuevamente en esporádicos combates pese al alto el fuego total que rige en la zona.


Dos soldados ucranianos mueren en el este del país.

El portavoz de la Presidencia ucraniana para la operación militar en el Donbass, Andréi Lisenko, aseguró hoy en una rueda de prensa que las fuerzas gubernamentales entraron ayer en combate con las milicias separatistas en las inmediaciones de Mariúpol, segunda ciudad de la región de Donetsk, controlada por Kiev.

“Gracias a las acciones coordinadas de las Fuerzas Armadas de Ucrania, el enemigo sufrió importantes bajas, con hasta 30 personas muertas. Lamentablemente, en el combate con los ocupantes murieron dos soldados ucranianos”, dijo Lisenko.

El portavoz de Presidencia también acusó a los separatistas prorrusos de disparar contra las posiciones de Kiev más de 80 minas en varios puntos del frente de Mariúpol y al menos otras 13 en las proximidades de las ciudades de Donetsk y Górlovka, bastiones de los rebeldes.

A su vez, las autoridades de la autoproclamada República Popular de Donetsk denunciaron 37 ataques con morteros por parte de los militares ucranianos.

Casi un año después de la firma de los acuerdos de paz de Minsk, las fuerzas de Kiev y los separatistas se han mostrado incapaces de mantener el alto el fuego pese a las numerosas treguas declaradas en el marco del llamado Grupo de Contacto para Ucrania, único foro de diálogo directo entre las partes en conflicto.

Rusia y los rebeldes acusan a Ucrania de negarse a aplicar la parte política de los acuerdos: reforma constitucional, descentralización, amnistía y concesión de estatus especial a las zonas controladas por los separatistas.

Mientras, Kiev se niega a reconocer la legitimidad de las autoridades sublevadas y exige a Moscú que retire sus soldados del este de Ucrania.

Según los últimos datos de la ONU, más de 9.000 personas, entre combatientes y civiles, han muerto en los casi dos años que dura el conflicto en el este de Ucrania. EFE