Ambos portavoces hicieron hincapié en que la libertad de prensa y las condiciones de trabajo de los periodistas en Turquía forman parte siempre de las conversaciones que Berlín mantiene con Ankara y subrayaron la importancia de esos contactos a nivel bilateral.


La confiscación del diario "Zaman", el más vendido de Turquía, ha desatado de nuevo las críticas contra el Gobierno de Ankara

El Gobierno alemán subrayó hoy que la libertad de expresión y de prensa es un valor “fundamental” y aseguró que su defensa siempre está presente en las conversaciones con las autoridades de Turquía, que han confiscado y puesto bajo control del Ejecutivo el diario crítico “Zaman”.

En rueda de prensa en Berlín, la viceportavoz del Ejecutivo, Christiane Wirtz, afirmó que la libertad de prensa fue también objeto de la reunión que mantuvieron ayer tarde en Bruselas la canciller, Angela Merkel, y el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, pero no quiso dar detalles de esa conversación.

“De un aliado como Turquía, que desde hace años, incluso desde hace décadas, quiere ser miembro de la Unión Europea, se puede esperar que haya también una comprensión común de los derechos fundamentales y de las libertades europeas”, recalcó el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Martin Schäfer.

La confiscación del diario “Zaman”, el más vendido de Turquía, ha desatado de nuevo las críticas contra el Gobierno de Ankara, tanto dentro como fuera del país.

El periódico fue puesto el viernes por orden judicial bajo control de un grupo de administradores designados por el Gobierno por su presunta vinculación con la red del predicador islamista Fetullah Gülen, al que el Ejecutivo acusa de intentar crear un “Estado paralelo” usando su influencia en la judicatura y la Policía.

EFE