No tiene protección ni reúne las condiciones básicas. Lo peor es que son los mismos concejales (en la foto una edil de fucsia) en vehículos oficiales quienes arrojan la basura en el vertedero ubicado a 30 km de la ciudad.