Habría sido durante su última visita al vecino país como parte de un ritual. En la imagen que recorre las redes sociales se ve al presidente paraguayo derramando un líquido sobre una llama apunto de ser sacrificada.