La quinta edición del festival Lollapalooza desembarca este sábado y domingo en la ciudad brasileña de Sao Paulo con un cartel de marcada huella anglosajona, que recupera la esencia rockera y que trae fuertes dosis de rap y música electrónica.


La quinta edición del festival Lollapalooza desembarca este sábado y domingo en la ciudad brasileña de Sao Paulo

Y es que el rapero Eminem es el peso pesado indiscutible de esta cita sónica, la cual repite escenario en el Autódromo de Interalagos de Sao Paulo, pero con una decepción de entrada: la cancelación del concierto de Snoop Dogg.

Con un Óscar, quince Grammy y más de 100 millones de copias vendidas, el otrora apodado “Rey del hip hop” regresa por segunda vez a suelo brasileño envuelto entre rumores sobre el posible lanzamiento de un nuevo álbum.

Completan la primera fila del encuentro los ingleses Florence + The Machine, el cuarteto británico Mumford & Sons y su compatriota y exlíder de Oasis Noel Gallagher.

Mención aparte merece la banda de rock Eagles of Death Metal, que tocaba en la sala Bataclan durante los atentados terroristas de París y que será la encargada de dar el pistoletazo de salida al plato fuerte de la programación.

Los estadounidenses se presentarán en Sao Paulo tras cancelar su gira europea por una lesión en la mano del vocalista y guitarrista Jesse Hughes.

Otros que circularán por la pista el sábado serán los australianos Tame Impala, cuyo rock psicodélico ha dado paso a un nuevo álbum -Currents- que navega por el océano del pop y los ritmos electrónicos.

Los del “antílope africano” dicen sentirse ahora más libres para innovar y prueba es su flirteo con el R&B que baña su más reciente trabajo y que incluso les ha valido una sorprendente versión firmada por la voz de Rihanna.

Algo parecido les ha ocurrido a los londinenses Mumford & Sons, responsables de haber catapultado al folk hasta las listas de éxitos de medio planeta con su característico banjo y su inconfundible sonido acústico.

A través de “Wilder Mind”, su tercer trabajo de estudio, la banda ha decidido salir de su zona de confort y adentrarse en el universo de los sintetizadores.

Line up del Lollapalooza Brasil 2016
Line up del Lollapalooza Brasil 2016

Una metamorfosis que tendrá su equivalente en escena, ya que, como ha garantizado el guitarrista del cuarteto, Winston Marshall, se han propuesto hacer bailar a todos los brasileños. “Sino, será una vergüenza, tendremos que desistir de la música”, bromeó el artista a medios locales.

El punto final de la primera jornada lo dará, a la vez que Eminem, la galesa Marina and the Diamonds, que tendrá oportunidad de redimir su pecado tras cancelar el año pasado y a última hora su presencia en el festival por un problema con el vuelo.

La mitad de Oasis subirá al palco principal el domingo con su nueva formación, Noel Gallagher’s High Flying Birds, que viene al país suramericano con melodías más experimentales y, sobre todo, con mucho saxofón.

Antes inundará el autódromo el rock and roll de los Alabama Shakes, que recuperan el espíritu clásico del soul y blues estadounidense y que regresan después de tres años al Lollapalooza Brasil saltando a un escenario con más peso.

También hará lo suyo Albert Hammond Jr., el guitarrista de The Strokes, quien ya avisó a sus fans de que no esperen revivir el repertorio de su banda.

El microcosmos de los DJ lo encabezará Skrillex, el gran emperador del dubstep, que ya hizo estragos en 2015 y que retorna a la capital paulista junto a su colega Diplo, con quien sella el dúo “Jack Ü”, un proyecto polifacético que navega por el pop, el hip hop y la música dance.

El último broche lo pondrán las delicadas melodías de Florence + The Machine, que anda preparando su gira mundial y sobre quien caerá la responsabilidad de apagar las luces del Lollapalooza.

Sin embargo, la pelirroja Florence Welch tendrá que competir con los brasileños Planet Hemp -liderados por el carioca Marcelo D2- que juegan en terreno propio, pero cargan el peso de ser los sustitutos del rapero Snoop Dogg.

Así, tras enamorar el año pasado a 136.000 personas, el festival Lollapalooza, concebido en Estados Unidos en 1991 y bautizado con un nombre que evoca “algo inusual y extraordinario”, aterriza un año más en Brasil.

Eso sí: esta vez sin representación hispana y liderando el calendario festivalero, cuyas próximas citas serán en Buenos Aires, Santiago de Chile, Chicago, Berlín y Bogotá.

Alba Gil – EFE