El Ministerio bahreiní del Interior anunció en su perfil oficial de Twitter que "varios residentes libaneses fueron deportados después de que se comprobara que tienen vínculos o son simpatizantes de Hizbulá". Ni las autoridades bareiníes ni las libanesas han precisado hasta el momento el número de personas afectadas por esta medida.


Las autoridades bareníes expulsaron hoy del país a un número indeterminado de residentes libaneses

Las autoridades bareníes expulsaron hoy del país a un número indeterminado de residentes libaneses por presuntos vínculos con el grupo chií Hizbulá, que fue calificado este mes de terrorista por el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) y por la Liga Árabe.

No obstante, el periódico libanés Al Akbar, cercano a Hizbulá, informó hoy de que tres familias libanesas fueron convocadas a un departamento de seguridad en Baréin donde se les informó de que debían salir del país aunque tuvieran los documentos en regla.

“Llegamos al centro de seguridad y vimos una cola de mujeres que habían sido citadas para ser interrogadas, la mayoría de ellas pertenecientes a la comunidad chií”, afirmó una de las afectadas al diario.

Al Ajbar reveló que algunos libaneses ya han llegado a Beirut y que otros lo harán el miércoles, después de que la Embajada libanesa en Manama reconoció no poder hacer nada para evitar las expulsiones.

El CCG, formado por Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Catar, Kuwait, Omán y Baréin, decidió declarar terrorista a Hizbulá el pasado día 2 por las “continuas acciones hostiles realizadas por los miembros de estas milicias para reclutar a jóvenes de los países del Golfo para lanzar operaciones terroristas”.

Por su parte, los titulares de Asuntos Exteriores de la Liga Árabe adoptaron la misma medida, pese a las reservas del Líbano, el pasado viernes, cuando acusaron a la Guardia Revolucionaria iraní y a Hizbulá de intentar desestabilizar el reino de Baréin.

El 6 de enero de este año los servicios secretos de Baréin anunciaron la desarticulación de una célula vinculada con la Guardia Revolucionaria iraní y Hizbulá que supuestamente planeaba ataques en ese país, de mayoría chií pero gobernado por una monarquía suní.

EFE