Esta es una advertencia seria de una trabajadora, madre y ciudadana que está harta que le vean la cara de estúpida. En estos días, los encargados de la cartera de […]


Esta es una advertencia seria de una trabajadora, madre y ciudadana que está harta que le vean la cara de estúpida. En estos días, los encargados de la cartera de economía de nuestro país, entre ellos, el Ministro de Hacienda Santiago Peña y la Sra. Vice Ministra de Tributación Martha González, con rostros adustos han anunciado, bajo el supuesto argumento de la formalización tributaria, que están diseñando “nuestras estrategias” que apuntan a seguir cargando impuestos y formas burocráticas en la espalda de la clase trabajadora.
Pará qué más impuestos y papeleo estéril? Es la pregunta que Horacio Cartes y sus ministros deben responder.
Por mi parte, voy a resumir algunas razonas, por las cuales en un acto de rebeldía reflexiva antes que de indignación epidérmica, se advierte a este gobierno indecente que NO SOPORTARÉ un solo guaraní partido por la mitad de carga tributaria adicional:
1.) No pagaré más impuestos para seguir manteniendo planilleros, entre ellos las novias y novios, amantes, chongas y chongos de senadores, diputados y autoridades de toda laya y color.
2.) No pienso seguir contribuyendo al sostenimiento de un estado cada más grande, cuyas características principales son: la ineficiencia, la indiferencia, el abuso de poder y la arbitrariedad.
3.) No pienso seguir pagando los 3 aguinaldos auto-asignados por varios entes estatales en un gesto de desubicación y falta de conciencia social descomunal.
4.) No pienso seguir sosteniendo a una clase política mediocre y haragana que en sus actos de gobierno prioriza intereses corporativos en lugar del bien común.
5.) No pienso seguir tolerando la evasión, el contrabando, el lavado de dinero, la informalidad que el estado no ve, ni combate y que según medios internacionales son protegidos por el propio gobierno del nuevo rumbo.
6.) No pienso consentir que los niños en Paraguay den clases debajo de árboles o se expongan a que el techo de sus aulas, se les caiga encima porque a nuestras autoridades les da igual cómo se invierte el dinero público.
7.) No seguiré contribuyendo a un estado que permite que una mujer paraguaya tenga que parir en un camino vecinal, porque en lugar de construir hospitales y pagar a médicos, se decidió contratar en las binacionales a un montón de asesores que aparte de no asesorar nada, ingresaron sin necesidad, ni concurso público de oposición, violando abiertamente la Constitución Nacional y las leyes.
8.) No pienso seguir soportando más impuestos, para vivir en ciudades del siglo pasado: sin luz, agua, teléfono, calles, y transporte público dignos.
9.) No pienso continuar subsidiando a sojeros, terratenientes y privilegiados que no tributan en la proporción en que ganan y destruyen recursos naturales y caminos.
Podría alargar mi lista de motivos, y explicar con más detalle los fundamentos por los cuales he decidido hacer uso de mi derecho constitucional de resistencia a la opresión, expresamente establecido en el artículo 138 de la Constitución Nacional, pero dejo a mis compatriotas que completen este manifiesto soberano.
QUE EL PUEBLO HABLE AHORA, O SOPORTE PARA SIEMPRE!

Kattya González
Presidenta de la Coordinadora de Abogados del Paraguay y abogada especialista en Derecho Constitucional y Laboral