Las cifras de venta del diario turco Zaman han caído más de un 99 % desde que fuera intervenido por el Gobierno el pasado día 4 y su línea editorial crítica se ha reorientado hacia posturas más favorables con el poder, según los datos hechos públicos por Medyatava, un órgano de control de la difusión.


Las cifras de venta del diario turco Zaman han caído más de un 99 % desde que fuera intervenido por el Gobierno el pasado día 4

Desde su confiscación y puesta bajo control de gestores nombrados por el Ejecutivo, las ventas han caído desde los 548.333 ejemplares que le hacían ser el diario más leído de Turquía a sólo 3.668.

La comisión de gestión se hizo cargo del periódico tras la decisión de un tribunal de Estambul, que consideró a Zaman parte de la red del predicador Fethullah Gülen, un movimiento social y religioso que la Fiscalía turca ha calificado de “terrorista”, pese a que no se le conocen actividades violentas.

Zaman nunca ha ocultado su cercanía a Gülen, un predicador islamista turco exiliado en Estados Unidos, cuyo movimiento fue el aliado más sólido del gobernante partido Justicia y Desarrollo (AKP), islamista también, hasta 2013, año en el que se convirtió en su enemigo.

El 4 de marzo pasado, la Policía tomó por la fuerza la redacción de Zaman y desde entonces la orientación del periódico ha cambiado de crítico con el Gobierno a progubernamental, a la vez que se ha hundido el número de lectores y suscriptores.

El equipo de Zaman ha lanzado un nuevo diario, llamado Yarina Bakis (Mirando a Mañana), que ya vende 209.000 ejemplares, en el puesto quinto de una lista encabezada por el diario opositor Hürriyet, con 350.000 ejemplares.

EFE