Mina Feliciangeli invitó a su programa a Fernando Lugo, Nicanor Duarte, Efraín Alegre y Marito Abdo.¿El resultado? Un debate que alcanzó niveles de alto vuelo político y en el que el actual presidente recibió duras críticas. Los mejores momentos en Nanduti Digital


La absolución. Lugo perdonó públicamente a Efraín el haber votado por su destitución recordando que su exminstro estaba de viaje y lo llamaron de urgencia “cuando ya todo estaba cocinado”. “Posiblemente sea el más inocente de todos” dijo el exobispo.

El acercamiento. Alegre señaló que nunca tuvo diferencias personales con Lugo y que mientras fue ministro, trabajaron perfectamente. “Nunca nos peleamos” afirmó.

El desafío.“La critica no es una declaración de guerra” sostuvo Nicanor cuando la conductora le consultó si aceptaría debatir en su programa con el jefe de Gabinete, Juan Carlos López Moreira, tal como este le propuso al escuchar sus cuestionamientos a la gestión. “Yo estoy identificado con Blas Garay, Ignacio A. Pane y Luis Maria Argaña…quisiera saber con que idea de la matriz colorada se representa Juan Carlos López Moreira…”arremetió el exembajador.

La sentencia. “Estamos más pobres, más inseguros, más enfermos y más endeudados” opinó Efraín cuando Mina le pidió que analizara la gestión de HC.

La ironía. “Esta selección nacional no califica para el mundial” respondió Lugo, lapidario, a la misma pregunta y haciendo clara referencia al equipo de gerentes elegido por HC para ocupar su gabinete.

El acierto. Marito señaló que los pocos éxitos conseguidos por el gobierno de Horacio Cartes fueron gracias a iniciativas parlamentarias y puso como ejemplos la ampliación de la base tributaria y la ley de transparencia.

La defensa. “Es bola que el funcionariado público desangra al Estado, se gasta mucho más en servicios de la deuda” dijo Lugo al cuestionar “el modelo Cartes”.

La lucidez. “El Paraguay no hay industrias porque no hay mercado” señaló Nicanor cuando explicó porqué la inversión extranjera no llega al país.

La sorpresa. Fue cuando Lugo dijo sentirse más cerca del Partido Colorado que del Partido Liberal en caso de una eventual alianza.

La interpretación. Mientras que Marito fue tajante respecto a que la Constitución no permite que los expresidentes vuelvan a ser candidatos al sillón de “Los López”, Alegre dijo que se trata de una cuestión política, Lugo que está perfectamente habilitado y Nicanor que “semánticamente” tanto él como el senador por el Frente Guasú, estarían en condiciones de presentarse.

La diferencia. “Paraguay necesita un presidente estadista y no uno electoralista” dijo de manera oportuna e inteligente Marito luego de que Lugo y Efraín hablaran 15 minutos sobre cómo ganar la elección en 2018.

La reconciliación. En el final, Mina le entregó a Efraín la gigantografía que puso en lugar del excandidato cuando este le negó una entrevista en el marco de la campaña presidencial de 2013.

El cierre brillante de una noche perfecta.
/JM Quevedo