El Gobierno iraquí advirtió hoy de que las circunstancias de seguridad que vive Irak, sumido en una lucha contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI), no permite la protección de manifestaciones y acampadas.


Irak sumida en una lucha contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI)

De esta forma, las autoridades respondieron a la convocatoria hecha el sábado pasado por el poderoso clérigo chií Muqtada al Sadr a sus seguidores para comenzar a partir del próximo viernes una acampada frente a la entrada de la fortificada “Zona Verde” de Bagdad.

El Ejecutivo indicó en un comunicado que las fuerzas de seguridad están ocupadas en los combates contra el EI, por lo que no pueden disponer protección permanente a los manifestantes.

En ese sentido, el Gobierno subrayó que afronta la responsabilidad de preservar la Constitución, el orden público y la vida y los intereses de los ciudadanos.

Por otro lado, destacó que “el proceso de reformas prosigue”, por lo que pidió a todas las fuerzas políticas “apoyar al Ejecutivo y llegar a un acuerdo sobre las reformas mediante el diálogo y entendimiento, sin imponer la voluntad de nadie”.

La acampada de los seguidores de Al Sadr se mantendría, según dijo el clérigo, hasta que termine el plazo de 45 días que le dio al Gobierno para cumplir con las reformas.

En caso contrario, Al Sadr amenazó con que sus partidarios irrumpirán en la “Zona Verde”, donde se encuentran las sedes del Gobierno, el Parlamento y las embajadas occidentales, entre ellas las de EEUU y el Reino Unido.

El clérigo chií dio a conocer el mes pasado su plan de reformas que incluye la formación de un Ejecutivo tecnócrata, integrado por ministros independientes, y la sanción a los corruptos.

El pasado día 9, el primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, anunció una próxima renovación de su Gabinete que incluirá cambios en varios ministerios y se comprometió a realizar reformas políticas y económicas.

“Esto no es fácil, como imaginan algunos. Estamos bajo una peligrosa amenaza de seguridad, y una situación financiera y económica asfixiante por la inesperada caída de los precios del petróleo”, adujo Al Abadi.

EFE