El líder nacionalista ruso, Vladímir Zhirinovski, criticó la retirada de las tropas rusas de Siria, al considerar que el Kremlin perderá su influencia en favor de Arabia Saudí e Irán. "Si entramos, reinamos en Oriente Medio, si nos vamos, entonces lo harán Irán y Arabia Saudí", dijo en una intervención ante la Duma o Cámara de diputados.


El líder nacionalista ruso, Vladímir Zhirinovski

Zhirinovski considera prematura la salida de las tropas rusas y comparó el error de cálculo con lo ocurrido en la invasión de Afganistán (1979-89), cuando, en su opinión, el Ejército soviético debió seguir avanzando hasta Pakistán con el fin de controlar el Índico.

El diputado, orientalista y experto en Turquía, opinó que en Siria se está implementado ahora “el plan B” y que antes de finales de año habrá nuevo presidente, Gobierno y Parlamento.

“En virtud de las resoluciones de la ONU habrá un nuevo Gobierno. ¿Tendrá (el presidente sirio) Bachar al Asad la mayoría en ese Ejecutivo? No. Será un Gobierno de coalición”, pronosticó.

En su opinión, apenas un 10 % de los miembros del Gobierno y los diputados del nuevo Parlamento sirio “será hombres de Asad”.

Recordó que Siria se ha dirigido ya a la ONU para que reconozca su estatus como país neutral, por lo que todas las bases militares extranjeras, incluidas el aeródromo de Jemeim y la base en el puerto de Tartus, tendrán que ser retiradas de su territorio.

“Otro presidente, otro Gobierno y a nosotros nos evacúan de allí. ¿Entonces, cómo vamos a influir?”, señaló.

El presidente ruso, Vladímir Putin, ordenó el lunes la retirada del grueso de las fuerzas involucradas desde finales de septiembre en una operación aérea contra los grupos yihadistas, adonde llegaron a petición de Asad.

Putin, quien destacó que los objetivos marcados por el Ejército ruso se cumplieron “en términos generales” y la operación rusa “ha creado las condiciones para el inicio de un proceso de paz”, aseguró que en Siria permanecerán suficientes fuerzas para controlar el cumplimiento del alto el fuego acordado entre Rusia y Estados Unidos.

Fuentes del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Rusia citadas por el periódico “Kommersant” indicaron que en Siria permanecerán al menos cuatro cazabombarderos SU-35, una decena de helicópteros, carros de combate T-90S, transportes blindados y sistemas de defensa antiaérea.

Además, el Ministerio de Defensa subrayó que la aviación rusa seguirá bombardeando las posiciones del Estado Islámico y otros grupos yihadistas.

EFE