Siete de los periodistas perdieron la vida el pasado enero en un ataque talibán contra el vehículo de una productora audiovisual en Kabul, mientras que otros cuatro lo fueron en ataques perpetrados por personas no identificadas.


Al menos doce periodistas fueron asesinados en Afganistán durante el último año

Al menos doce periodistas fueron asesinados en Afganistán durante el último año, el doble que en el periodo anterior y la cifra más alta desde el comienzo del conflicto en 2001, según un informe de la ONG Nai presentado hoy en Kabul.

“Fue el año más sangriento para los periodistas en Afganistán”, manifestó el presidente de Nai, Sediqulah Tawhidi, en la presentación del estudio que cubre de abril de 2015 a marzo de 2016, según el año lunar musulmán.

Otro reportero murió en un bombardeo de las fuerzas internacionales contra un hospital de la ONG Médicos Sin Fronteras durante la toma de la ciudad de Kunduz (norte), detalla el informe de Nai.

Otros 23 periodistas resultaron heridos, 15 fueron golpeados o sufrieron intentos de asesinato, tres fueron detenidos y 63 recibieron amenazas o insultos.

El gremio sufrió 116 casos de violencia, el 55 % perpetrados por los talibanes, el 23 % por el Gobierno y las fuerzas de seguridad, y un 0,8 % por las tropas de las OTAN.

Tawhidi advirtió de que, a diferencia de años anteriores, los talibanes atacaron “intencionada y sistemáticamente” a los medios de comunicación, y agregó que un gran número de periodistas abandonaron el país por razones de seguridad.

En cuanto a las reporteras, el número cayó “significativamente” en el último año debido a las dimisiones y marcha del país ante la creciente inseguridad.

“Queremos que el Gobierno tome medidas preventivas para garantizar la seguridad de los periodistas”, pidió el presidente de Nai, al lamentar que en los últimos 14 años la gran mayoría de los casos de violencia en el sector quedaron sin investigar.

EFE