El ex presidente brasileño asumirá como funcionario de la Presidencia de Dilma Rousseff, en el marco del escándalo de corrupción que sacude al Gobierno y al PT.