La milagrosa recuperación de una niña con una grave enfermedad es el punto sobre el que orbita "Miracles from Heaven", la última película de Jennifer Garner y que aborda desde el punto de vista religioso cuestiones como la familia o los sucesos inexplicables.


La intérprete destacó además que la cercana relación entre madre e hija fue una de los aspectos que más le atrajeron de la historia

Dirigida por la cineasta mexicana Patricia Riggen (“Bajo la misma luna”), “Miracles from Heaven” se inspira en la historia de la familia Beam, originaria de Texas y cuya hija Anna sufrió una enfermedad digestiva prácticamente incurable que, por lo que interpretaron fue un milagro de Jesucristo, consiguió superar tras un accidente.

Su madre, Christy Beam, escribió un libro relatando su experiencia y ahora Jennifer Garner es la encargada de ponerle rostro y voz en “Miracles From Heaven”, cinta que se estrena hoy en los cines de Estados Unidos y que cuenta en su reparto con Martin Henderson, Queen Latifah y el mexicano Eugenio Derbez.

En un encuentro con los medios de comunicación, Garner defendió, como asegura el mensaje de la película, que “hay milagros sucediendo todo el tiempo y en todos los lugares”.

La intérprete destacó además que la cercana relación entre madre e hija fue una de los aspectos que más le atrajeron de la historia.

Flyer de Miracles from Heaven
Flyer de Miracles from Heaven

“No tengo que mirar lejos para pensar en una madre real, como Christy Beam en primer lugar, porque cuántas madres se sientan en un hospital junto a sus niños (…) y piensan ‘qué puedo hacer’, ‘por favor Dios, por favor Dios'”, detalló la actriz.

Asimismo, señaló que ella se considera “una persona de fe” y apuntó que la película le sirvió para recordar que “la religión no es algo político” sino “algo que das a tus hijos y que pueden mantenerlo en sus vidas o rebelarse contra ello”, tal y como ellos decidan.

Por su parte, la mexicana Riggen señaló que, al margen de que la religión cumpla un papel crucial en este filme, “las buenas historias son buenas historias” y añadió que su objetivo fue ser “respetuosa” con un relato que es “un viaje de fe”.

“Crecí en una familia mexicana católica y la fe es parte de mi ser. Como madre, además, entiendo que la fe juega un papel importante cuando atraviesas dificultades”, explicó la cineasta.

No obstante, Riggen dijo que la película no podía basarse sólo “en un niño enfermo”, por lo que equilibró el drama y el entretenimiento aportando ingredientes de “diversión, vitalidad y felicidad”.

“Miracles from Heaven” se une a una creciente y ciertamente exitosa moda de películas con mensaje y óptica religiosa como “Heaven is for Real” (2014) y la reciente “Risen” (2016).

Según Garner, este tipo de filmes no se hacían antes en Hollywood “con la misma atención” y apuntó que, al fin y al cabo, el cine es “un negocio”.

“Si hay un público enorme que dice ‘eh, no estamos siendo servidos’, y les sirves y aparecen (en el cine), perfecto”, añadió la actriz.

El equipo de “Miracles from Heaven” tuvo además la oportunidad de conocer y hablar en varias ocasiones con los personajes reales de la historia.

Así, el actor Martin Henderson, que interpreta al padre de la familia, Kevin Beam, señaló la “enorme responsabilidad” de retratar a una familia real y de “hacerles justicia” para “rendirles homenaje” de alguna manera.

Además alabó cómo se mantuvieron unidos frente a la adversidad y subrayó la “devoción” que su personaje siente por sus hijas y su mujer.

Por su parte, el mexicano Eugenio Derbez, que en la película interpreta al simpático pero muy sabio doctor Nurko, indicó que el “desafío” para él fue encontrar el “equilibrio” entre “ser divertido” para la niña enferma al tiempo que se mostraba “preocupado” por su salud.

Además explicó que el médico le contó que en la vida real “hace reír a los pacientes y juega con ellos”, como se aprecia en el filme, para que se relajen y así le expliquen qué es lo que les sucede.

“La cualidad mas grande que encontré (en Eugenio Derbez) fue su corazón y su enorme sentido de la compasión”, señaló Riggen, mientras que el actor devolvió el cumplido asegurando que era la cineasta “más precisa” con la que había trabajado.

David Villafranca – EFE