Duncan Smith, uno de los herederos políticos de Margaret Thatcher, lideró la formación entre 2001 y 2003 con un programa basado en la defensa de la independencia del Reino Unido frente a la Unión Europea (UE) y la fortaleza de la libra esterlina respecto al euro.


Iain Duncan Smith, el hasta ayer ministro británico de Trabajo y Pensiones

Iain Duncan Smith, el hasta ayer ministro británico de Trabajo y Pensiones, que se ha rebelado contra los recortes económicos del primer ministro, David Cameron, ha sido durante más de dos décadas uno de los abanderados del euroescepticismo en las filas del Partido Conservador.

Su inesperada dimisión, que ha justificado por la reducción de las ayudas a las personas dependientes, se ha interpretado en el Reino Unido como una carga de profundidad contra el Gobierno de Cameron a las puertas de la campaña para el referéndum sobre la UE del próximo 23 de junio.

El escocés, de 61 años, había asumido la cartera de Trabajo y Pensiones en mayo de 2010, siete años después de haber sido destituido como líder conservador entre críticas a su falta de liderazgo y carisma.

Tras la revuelta contra él en sus propias filas, el político católico, padre de cuatro hijos, declaró que se dedicaría a escribir novelas, impulso del que surgió la publicación de la obra de ficción política “La melodía del diablo”, que guardaba en un cajón desde 1997.

Al llegar a primer ministro, Cameron confió en él desde el primer momento para implementar de manera gradual el llamado Crédito Universal, una medida pensada para unificar los diversos tipos de ayudas sociales que conviven en el Reino Unido.

Duncan Smith entró pronto en conflicto con el ministro de Economía, George Osborne, que hace dos años cerró cualquier posibilidad de convivencia entre ambos al declarar que el escocés no era “lo suficientemente inteligente” para diseñar las reformas económicas necesarias.

Durante los seis años en el Gabinete, Duncan Smith ha estado en el centro de diversas polémicas, como la filtración a los medios de un documento en el que su ministerio estudiaba la posibilidad de endurecer las condiciones para que las personas dependientes y aquellas con una baja laboral accedan a ayudas públicas.

En ese texto, los consejeros del ministro subrayaban que no era legalmente viable introducir una normativa secundaria -que no necesita la aprobación del Parlamento- para dificultar el acceso a las ayudas sociales.

La revuelta de Duncan Smith contra su propio Ejecutivo, inesperada para Cameron, no ha sido el primer desplante del escocés contra la postura oficial de su partido.

Durante el liderazgo de John Mayor (1990-1997), votó en diversas ocasiones en contra de su propio Gobierno por su desacuerdo con el Tratado de Maastricht y cualquier intento de acercar más el Reino Unido a Europa.

El euroescepticismo ha marcado su carrera política desde que fue elegido diputado por Chingford (afueras de Londres), en 1992.

Antes, Duncan Smith había formado parte de la Guardia Escocesa, con la que sirvió en Irlanda del Norte y Rodesia, que abandonó en 1981 con el cargo de capitán.

Una vez fuera del Ejército, con 27 años, trabajó durante cuatro años en una empresa dedicada a la venta de armas, antes de quedarse en paro y enfocar todos sus esfuerzos hacia la política.

EFE