El cuerpo técnico encabezado por Ramón Díaz, junto a otros siete jugadores de la selección, voló hoy hacía Guayaquil. Los demás convocados se irán sumando en esa ciudad antes del partido del jueves en Quito frente a Ecuador, líder invicto de grupo de las eliminatorias sudamericanas del Mundial de Rusia 2018.


Oscar Romero junto a una pequeña fan Albirroja en la despedida de la Selección. Foto: @Albirroja

La representación que partió del aeropuerto internacional Silvio Pettirossi está integrada por jugadores locales como los arqueros Antony Silva (Cerro Porteño) y Alfredo Aguilar (Guaraní), el lateral Blas Riveros (Olimpia), el defensa Bruno Valdéz (Cerro Porteño), el mediocampista Rodrigo Rojas (Cerro Porteño) y el defensa Juan Patiño (Guaraní).

La excepción fue Óscar Romero, jugador de Racing, el único de los “extranjeros” en el avión que salió desde Asunción con destino a Ecuador.

De hecho, los primeros en llegar a Guayaquil fueron los delanteros Antonio Sanabria (Sporting de Gijón) y Roque Santa Cruz (Málaga), que lo hicieron desde España la noche del domingo.

Para las próximas horas se espera que aterricen en Ecuador el resto de los convocados por Ramónque juegan en otros países, como el volante Néstor Ortigoza (en el argentino San Lorenzo), el delantero Derlis González, en el ucraniano Dinamo de Kiev, el lateral Ivan Piris, en el Udinese italiano y Jorge “Conejo” Benítez, delantero del mexicano Cruz Azul.

El programa de la Albirroja comenzará esta tarde con la primera ronda de entrenamientos en el estadio Isidro Romero, del Barcelona Sporting Club, que continuarán hasta el desplazamiento el jueves a Quito, donde tendrá lugar el partido contra Ecuador.

Díaz repitió que Ecuador es un rival “muy difícil” y ha elogiado su técnica en ataque. También mostró su preocupación por la forma que puede afectar en el rendimiento de los albirrojos la altura de Quito.

Tras ese partido, la selección deberá regresar a Asunción para el siguiente partido de la eliminatoria a Rusia 2018, el 29 de marzo contra Brasil, en el Defensores del Chaco. EFE