Ya se va haciendo una costumbre que el guaraní mantenga su valla invulnerable en el Torneo Clausura chileno, donde apenas recibió tres goles en 10 partidos.


Justo Villar.

El arquero luce el mejor promedio de imbatibilidad del mundo superando a guardametas como Jan Oblak, de Atlético de Madrid, y Kevin Trapp, del Paris Saint-Germain.

Villar sólo ha sido batido por Diego Churín, Hugo Droguett y Matías Defederico. Nadie más.

Con dos tercios del Clausura ya disputado, al paraguayo todavía le quedan cinco partidos para seguir mejorando su registro, el que podría transformarse en un hito en la historia del fútbol chileno. Y mundial.