Reconocido como preso de conciencia por Amnistía Internacional, el activista de derechos humanos Intigam Alíyev, de 53 años y director de una organización no gubernamental de asistencia jurídica, fue declarado culpable de evasión de impuestos, fraude y abuso de poder.


El activista de derechos humanos Intigam Alíyev, condenado en abril de 2014 a siete años y seis meses de prisión

El Tribunal Supremo de Azerbaiyán decretó hoy la libertad condicional del activista de derechos humanos Intigam Alíyev, condenado en abril de 2014 a siete años y seis meses de prisión, informó a Efe su abogado, Javad Javádov.

Según Javádov, el Supremo conmutó la pena de prisión por libertad condicional con un período de prueba de cinco años tras recibir un recurso de la Fiscalía, que consideró “excesivo” el castigo, ya que cuando se dictó sentencia no se tomaron en consideración atenuantes, como el estado de salud de Alíyev.

“La defensa, que valora positivamente la decisión del Supremo, pedirá al Tribunal Europeo de Derechos Humanos que reconozca que no se respetaron los derechos de Alíyev, a fin de conseguir su absolución”, dijo el letrado.

Agregó que su defendido abandonará en las próximas horas el Penal Nº 6 de Bakú, donde se encuentra recluido.

“Aunque no se ha hecho justicia porque la sentencia sigue siendo condenatoria, la liberación de mi padre es muy importante para su salud y para que pueda continuar su actividad”, dijo a Efe Nejmil Kamil, hijo del activista.

De acuerdo con la legislación azerbaiyana, Alíyev no podrá abandonar el país en los cinco años del periodo de prueba establecido por el Supremo.

Además, si en ese mismo período es condenado por un delito, el activista deberá cumplir la totalidad de la pena que hoy se le conmutó por libertad condicional.

EFE