El mandatario criticó, sin nombrarlo, al cónsul británico Leigh Turner, que el viernes había difundido en la red Twitter un selfie con el periodista Can Dündar, redactor jefe del diario opositor "Cumhuriyet".


El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha insinuado hoy que podría retirar el beneplácito a los cónsules europeos que han expresado su apoyo a un periodista turco acusado de espionaje.

“Si esta persona puede todavía trabajar en nuestro país es por nuestra magnanimidad y nuestra hospitalidad. En otros sitios, a un diplomático que se comporte así no se le dejaría quedarse ni un día”, dijo Erdogan en un discurso recogido por la cadena CNNTürk.

Turner, la cónsul francesa Muriel Domenech y el holandés Robert Schuddeboom, entre otros diplomáticos, visitaron el viernes el juzgado donde se celebra el juicio contra Dündar y su colega Erdem Gül, acusados por publicar imágenes de un supuesto envío de armas secreto de Turquía a Siria.


El Ministerio de Exteriores turco ha difundido además hoy una breve nota para expresar su malestar con la actitud de los diplomáticos, según recoge la misma cadena.

“Hemos trasladado nuestro malestar a los representantes de los países cuyos diplomáticos y representantes consulares han compartido en las redes sociales su asistencia al juicio de Can Dündar y Erdem Gül en Estambul, el 25 de marzo, que consideramos inadecuada”, señala la nota.

Esta visita al juzgado “podría ser una intromisión en la independencia de la Justicia”, añade el comunicado.

La Fiscalía pide cadena perpetua para los dos periodistas, que pasaron tres meses en prisión preventiva antes de ser liberados en febrero por una sentencia del Tribunal Constitucional.

Erdogan ha pedido a la Judicatura no acatar esta sentencia y el sábado afirmó, en referencia al mismo incidente, que un cónsul sólo se podría mover libremente dentro de su legación, mientras que para cualquier acto fuera del recinto necesitaría “permiso”.

EFE