Con esta medida la Comisión Europea (CE) pretende apoyar a los agricultores europeos en plena crisis del sector lácteo mientras se presta ayuda "al gran desafío que supone para la UE la crisis de refugiados", según indicó la propia institución en un comunicado.


Los esfuerzos globales han permitido disminuir la mortalidad materna un 44 % desde 1990

La Comisión Europea (CE) aprobó hoy un programa financiado con 30 millones de euros mediante el que comprará leche a proveedores europeos que posteriormente será distribuida gratuitamente a 350.000 niños en Siria.

De hecho, la financiación para este programa proviene del paquete de ayuda de 500 millones de euros que la CE destinó en septiembre de 2015 a los agricultores europeos, y no de los fondos de gestión de crisis humanitarias.

El comisario europeo de Agricultura y Desarrollo Rural, Phil Hogan, destacó que esta iniciativa actúa sobre dos de las prioridades de la Comisión, pues “se da apoyo a los agricultores en un momento difícil, al mismo tiempo que seguimos centrados en el importante desafío que supone la crisis de refugiados”.

Por su parte, el titular europeo de Ayuda Humanitaria y Gestión de Crisis, Christos Stylianides, puntualizó que la UE “debe seguir comprometida en ayudar a las víctimas más vulnerables del conflicto sirio”.

El conflicto en Siria ha tenido un fuerte impacto en la agricultura del país que ha derivado en una bajada de la producción alimentaria, especialmente en los productos lácteos.

El consumo de leche ha sido ostensiblemente reducido debido a los altos precios de la comida, tanto que las familias sirias han pasado de beber leche a diario a no incluirla en su dieta, según la CE.

La leche que será enviada a Siria será tratada para que sea apta para su consumo durante un largo periodo de tiempo y será posible consumirla sin necesidad de añadirle agua, explicó el Ejecutivo comunitario.

La Comisión recordó que esta partida de leche es solo una parte de la ayuda humanitaria de más de 3.000 millones de euros que la UE ha destinado para ayudar a los afectados por el conflicto sirio.

EFE