El Gobierno británico pidió hoy al gigante metalúrgico indio Tata Steel, que ha indicado que pondrá a la venta sus negocios en el Reino Unido, que dé tiempo para hallar un nuevo comprador y evitar así el cierre de sus plantas y la pérdida de miles de puestos de trabajo.


El gigante metalúrgico indio Tata Steel es uno de los mayores fabricantes de acero de Europa

Tata Steel, uno de los mayores fabricantes de acero de Europa, anunció este martes que se desprenderá de sus activos en el Reino Unido, entre ellos la fábrica galesa de Port Talbot, la mayor que opera en este país.

La decisión, anunciada por la junta directiva de Tata en Mumbai (India), afectará también a los trabajadores de otras fábricas de este país como las de Rotherham, Corby y Shotton.

Según un informe divulgado hoy por el Instituto para la Investigación de Políticas Públicas (IPPR, en inglés), los planes de la compañía india ponen en riesgo 40.000 puestos de trabajo en el Reino Unido.

El documento alerta de que si no se encuentra un comprador para la rama británica del gigante metalúrgico se perderán 15.000 empleos directos y peligrarán 25.000 puestos de trabajo en la cadena de suministros que depende de las plantas de Tata Steel.

El anuncio de la compañía fue recibido con indignación por los sindicatos que, junto con el opositor Partido Laborista, han instado al Gobierno conservador de David Cameron a intervenir para rescatar esa industria.

El líder laborista, Jeremy Corbyn, pidió que se convoque un pleno parlamentario extraordinario para abordar la cuestión en la Cámara de los Comunes, en receso por Pascua hasta el 11 de abril, una medida a la que se ha opuesto el primer ministro.

Su portavoz oficial señaló que personal del Gobierno «continuará manteniendo reuniones para poner al corriente a los representantes del resto de partidos» sobre la situación, pero subrayó que «no hay planes para convocar al Parlamento».

La secretaria de Estado para los Negocios, Anna Soubry, subrayó por su parte que el Ejecutivo quiere que «haya tiempo suficiente para que se pueda asegurar un comprador» y avanzó que «eso llevará meses».

La política conservadora insistió a los medios británicos en que el Gobierno baraja actualmente «todas las opciones» para intentar proteger el sector.

Por otro lado, fuentes gubernamentales citadas por la BBC consideraron que «es tarea del Gobierno intervenir cuando hay en juego un interés económico vital».

De acuerdo con ese canal, el Ejecutivo ya ha mantenido conversaciones para abordar la posibilidad de que Tata pueda buscar la clausura de la fábrica de Port Talbot en cuestión de semanas si no logra encontrar comprador.

Por su parte, la empresa ha justificado su decisión aludiendo al «rápido deterioro» de las condiciones en el Reino Unido y en Europa debido a factores como los excedentes globales de suministros de acero, la caída de las importaciones a Europa, los elevados costes y la actual volatilidad de la divisa.

Esos elementos, según Tata, «probablemente continuarán en el futuro y han tenido un impacto significativo en la posición competitiva a largo plazo de las operaciones en el Reino Unido».

Por su parte, tanto el Gobierno de Londres como el de Gales emitieron un comunicado conjunto en el que afirman que «continúan comprometidos a trabajar con Tata y los sindicatos a fin de buscar un futuro sostenible a largo plazo para la industria metalúrgica británica».

Las autoridades «trabajan sin descanso para explorar todas las opciones viables a fin de mantener una sólida industria británica del acero en el corazón de nuestra base manufacturera».

EFE

Compartí: