'Pintores Soler' se denomina la muestra que se habilitará el 8 de abril de este año, a las 19:00, con acceso libre y gratuito. Descubriendo las ramificaciones de un árbol genealógico de artistas paraguayos que plasmaron imágenes de nuestra tierra.


Las obras de Don Ignacio Núñez Soler y de sus hijos: Víctor, Harmodio y Flammarión Soler Méndez; así como dos obras de su hermano Tomás Soler se exhibirán

Las obras de Don Ignacio Núñez Soler y de sus hijos: Víctor, Harmodio y Flammarión Soler Méndez; así como dos obras de su hermano Tomás Soler se exhibirán en la Sala de Exposiciones Temporarias del Centro Cultural de la República El Cabildo (Avda. de la República casi Alberdi) hasta el 30 de abril próximo. La muestra se podrá visitar en los horarios de 8:00 a 20:00, de lunes a viernes; y de 9:00 a 17:00 los fines de semana y feriados.

“Mi ser anhelaba unir en una exposición obras, que rescaten los recuerdos familiares de una época, presencias de pinceles, paletas con colores, caballetes, aroma de pinturas al óleo que abuelo Ignacio, papá y mis tíos forjaron en mi memoria; y cuadros…muchos cuadros de variados tamaños, escenas y formas… miradas”, afirmó Teresita Soler, hija de Harmodio, al referirse a la muestra.

“Los niños nos movíamos con total libertad en medio de dichas prácticas. Recuerdos que me hablaban de la diversidad y libertad creativas, cada uno en su estilo, cada uno reflejando su sentir y formas de ver la vida”, agregó.

La familia de Harmodio Soler donó al acervo del CCR El Cabildo, siete matrices xilográficas del artista. “Con la familia decidimos donar las matrices de xilograbados que realizó Harmodio Soler en los años 60 y 70 bajo la dirección de Livio Abramo y Edith Jiménez. Con esa idea nos acercamos y entonces la directora general vio los trabajos y le gustaron mucho. Así es que Margarita Morselli propuso armar una gran exposición de los Soler”, explicó Teresita Soler.

Carlo Spatuzza, asesor de El Cabildo y curador de la muestra destacó el valor de la familia de pintores. “Por un lado está la mirada del padre y por el otro la mirada de los hijos. La confrontación de las obras a través de dos generaciones unidas por lazos filiales”, señaló.

La crítica de Arte María Eugenia Ruíz definió a Don Ignacio Núñez Soler como uno de los representantes del paisaje asunceno más destacado y abarcante, que nació y falleció en Asunción (1891-1983). “Conocedor como nadie de su ciudad, pintó sus casas, patios, calles y plazas, especialmente su gente y sus costumbres, haciéndolas protagonistas, textos y contextos de sus reflexiones pictóricas”, acotó.

Para el crítico Ticio Escobar “… la época de don Ignacio fue creada y recreada por él desde su propia subjetividad y desde su manera de sentir los embates y favores de la historia”.

En cuanto a los hijos, María Eugenia Ruíz destacó los paisajes de Víctor José Soler Méndez (1915 – 1998) que “retratan la vegetación paraguaya con sus árboles, cascadas y caminos, elaborados, a veces, dentro de un clima melancólico de amaneceres y ocasos campesinos”.

Sobre los cuadros de Flammarión Soler Méndez (1921-2001) observó que “son más coloridos y alegres que los de su hermano Víctor José, encarando el paisaje tropical de manera festiva, observándose, en algunas de sus obras, personajes en estaciones de tren del interior, en escenarios campestres y en fiestas patronales”.

Por último, reflexionó sobre el color y la luz en los paisajes de Harmodio César Soler Méndez (1023-2013) caracterizados por “el color de los lapachos amarillos y rosados y de sus chivatos en flor acompañando, casi siempre, a los ranchos de techo de paja característicos de la campiña paraguaya”.

Sobre los artistas

  • Ignacio Nuñez Soler

Nacido el 31-VII-1891, hijo de Adolfo Rufo Soler y Jovellanos (Ministro de Hacienda) y Ascensión Núñez, nacida en la sureña población de Pilar, villa cercana a la estancia de la familia Soler.

Vivió con su madre y sus hermanos maternos Manuel y Tomás Núñez Rolón, carpintero uno y pintor el otro. Ignacio Núñez Soler falleció el 13 – X- 1983.

Sus hermanos maternos lo acercaron al ‘ideal revolucionario’ y su vocación pictórica se debe al estímulo de su hermano Tomás. Firmó sus obras como Núñez Soler, invirtió el orden de sus apellidos de nacimiento.

Denominado ‘El Pintor de Asunción’, por constituir su obra en documento narrativo y minucioso de ese viejo carácter de la ciudad de Asunción de la primera mitad de siglo XX, sus innumerables cuadros no deben ser considerados solo por sus indiscutibles valores estéticos, sino como un fresco de gran parte de la historia del Paraguay que no ha sido recordada estéticamente que nunca fue relatada ni pintada.

A partir de 1931 y por más de medio siglo, don Ignacio ha estado presente en todas las exposiciones colectivas y muestras individuales. Y más allá de nuestras fronteras, en las Bienales de Sao Paulo y en importantes colecciones de museos en Argentina, Brasil, Uruguay, España, EEUU de América, Alemania, a decir de Ticio Escobar, crítico de Arte.

Don Ignacio utiliza el óleo como técnica y como soporte de obra variados materiales como lienzos, madera, cartones y fórmica de variados tamaños.

  • Víctor José Soler Méndez

(Asunción 1915 – 1998). Contador Público y Profesor Superior de Artes Plásticas, ejerció la docencia en Escuelas y Colegios del Paraguay como el Colegio Cristo Rey, Ave María College, Instituto John F. Kennedy de Caacupé, Escuela de Bellas Artes trabajando muy de cerca con don Roberto Holden Jara, artista formado en Europa en la corriente figurativa, especializándose en el retrato. Participó en varios concursos de arte.

Se inició con su padre en pinturas de obras arquitectónicas trabajando por mucho tiempo, luego estudió el Arte pictórico en el Ateneo Paraguayo desde 1935 a 1939, con el pintor Jaime Bestard y en la Escuela de Bellas Artes de la UNA por 11 años consecutivos, obteniendo el título de Profesor Superior de Artes Plásticas.

Con el retrato al óleo de su padre don Ignacio Núñez Soler ganó una beca para estudiar Arte en París – Francia y a causa de la revolución política desatada en ese entonces quedó truncado el viaje a Europa, donde se desarrollaba la vanguardia moderna, muy lejos de ese desarrollo y nuevos aires los hermanos Soler realizaban sus prácticas y expresiones pictóricas, cada uno buscando su propio estilo y experimentando con lo que podían y el medio les ofrecía.

Contrajo matrimonio con Eloísa Presentado Vega el 28 – XII – 1955, del cual nacieron dos hijos Víctor José y Zunilda Aurora, quienes le dieron cuatro nietos.

Formando familia, profesión y vida los hermanos se dedicaron con esfuerzo a varias ramas estéticas como la Publicidad, el Arte Decorativo y trabajaban los encargos del gobierno de la época. Víctor realizó un mural en el Edificio de Aduana y Puertos del Paraguay cuyo título fue “El Soldado Paraguayo”, retratos para la Junta de Gobierno de Bernardino Caballero y otros héroes en gran tamaño, encargos privados entre otros.

Los temas que aborda se centran en paisajes paraguayos del interior, retratos, bodegones.

Expuso con su padre Ignacio Núñez Soler desde muy joven junto con sus hermanos, Harmodio y Flammarión en Galerías de Arte de Asunción y del interior, también sus obras participaron de exposiciones colectivas en la ciudad de Nueva York en dos ocasiones.

Sus obras realistas forman parte del patrimonio de entes públicos y privados.

Paisaje de Víctor Soler
Paisaje de Víctor Soler
  • Flammarion Soler Méndez

(Asunción 1921 – 2001)Hijo de Ignacio Núñez Soler. Con su padre trabajó junto con sus hermanos Víctor y Harmodio en obras públicas y privadas relacionadas con la estética decorativa como molduras, cielo raso pintado con temas varios especialmente flores y hojas, paredes de fachada e interiores de primorosos detalles.

Accedió al estudio del Arte pictórico en el año 1957, alumno fundador junto con sus hermanos de la Escuela de Bellas Artes de la Universidad Nacional de Asunción.

Educadores como don Roberto Holden Jara, Ofelia Vera Echagüe de Kunos, Dr. Héctor Blas Ruíz, Dr. Pelayo García, Vicente Pollarolo, Nélida Amábile fueron sus formadores.

Sus temas son costumbristas y de paisajes de nuestro territorio.

Realizó varias exposiciones individuales y colectivas con su padre Ignacio y hermanos inseparables Víctor y Harmodio, en la Casa Argentina, Colegio Dante Alighieri, Centro de Estudios Brasileros, Artesanos Galería de arte, y en el interior del país

Contrajo matrimonio con Verena González oriunda de Sapucai, sitio de donde rescató varias vivencias. Sus dos hijos; Emilio y Gladys Beatriz le dieron cuatro nietos

Falleció a la edad de 80 años.

Lavanderas de Flammarión Soler
Lavanderas de Flammarión Soler
  • Harmodio Soler Méndez

Harmodio César Soler Méndez (Asunción 1923-2013) Como dibujante, pintor, grabador y escultor, es conocido como un trabajador nato. Hijo de Ignacio Núñez Soler. Su niñez transcurre en circunstancias difíciles, llegó a ser canillita.

Por los años 1945 integró el grupo Folclórico y de Teatro con Julián Rejala, Demetrio Ortiz, Wilma Ferreira, al piano de Herminio Giménez, Digno García con el Arpa, Ignacio Melgarejo con la guitarra, José L. Melgarejo en el papel de cómico y otros.

Hacia 1947 decidió ir a Buenos Aires en busca de mejores horizontes, en donde trabajó en construcciones y fábricas. En 1957 ingresó a la Escuela de Bellas Artes UNA, recibiendo clases por 11 años consecutivos con el Pintor realista Roberto Holden Jara.

Además, coincidió con Hugo Pistilli, Manuel Viedma, Emili Aparici, sus hermanos Víctor y Flammarión, además de relacionarse con otros artistas como Luis Toranzos, Fiorello Botti, Jaime Bestard, Pablo Alborno (padre), Ofelia Echagüe Vera de Kunos, Nélida Amábile, Héctor Ruiz.

Profesor Superior de Artes Plásticas, docente en Asunción y Villarrica. Fue coordinador de disciplina del Colegio Experimental Paraguay-Brasil (UNA). Luego como maestro del óleo acompañando muy de cerca a Don Roberto Holden Jara en la misma escuela por muchos años.

Cuadro de Harmodio Soler
Cuadro de Harmodio Soler

Entre los años 1960 y 70 fue al Centro de Estudios Brasileños en donde realizó Xilograbado con Livio Abramo y Edith Jiménez, taller Julián de la Herrería con un estilo más moderno y de experimentación técnica. En el campo pictórico sigue la tradición familiar.

Desde sus inicios expuso en los Salones del Banco Central sobre calle Palma (Senatur), Casa Argentina (con su padre Ignacio y hermanos), en 1969 con el grupo Amigos del Arte. En el Paseo de las Artes del Mall Excelsior “Don Ignacio Núñez Soler y su Herencia Artística Familiar”.

Expuso además en la ciudad de San, Museo de Bellas Artes de Asunción, Ateneo paraguayo, Unión Club, Galería de la Misión Cultural Brasileña, entre otras. En la 1ra. Bienal Internacional de Asunción se expusieron sus Grabados en Salón Auditorio Danny Alves del CEPB-UNA (Circuito de Arte Octubre 2015). Sus obras se encuentran en colecciones públicas y privadas de varias ciudades de nuestro país y el exterior.

En reconocimiento a su gran labor educativa en Arte y como referente permanente en el Colegio Experimental Paraguay – Brasil U.N.A. se inauguró en 1988, una Sala de Arte que lleva su nombre. Casado con Cándida Amarilla Fernández el 8 de enero de 1956, de la unión nacieron tres hijos; Harmodio César, Teresita Raquel y Rubén Darío. Así también dos nietas: Ana y Sara.

Compartí: