En su informe de 2015 publicado hoy, la ONG precisó que entre los detenidos hay 237 menores de edad y 34 mujeres y que la mayoría de los arrestos se realizaron de forma arbitraria, mediante redadas ilegales en viviendas o durante manifestaciones en las calles.


Un total de 1.883 opositores fueron detenidos durante 2015 en Baréin

Un total de 1.883 opositores fueron detenidos durante 2015 en Baréin, donde se han registrado además desapariciones forzosas y torturas en las cárceles, según denunció hoy el Centro de Baréin para los Derechos Humanos (BCHR).

Los casos de desapariciones forzosas ascendieron entre noviembre de 2014 y noviembre de 2015 a 441, entre los que el 37 % eran de menores de edad.

Los periodos de “desaparición” oscilan entre varios días y meses, agregó el texto.

En cuanto a las torturas, el BCHR aseguró que ha recibido decenas de denuncias de torturas y malos tratos a detenidos, con el objetivo de forzarles a confesar delitos que no habían cometido.

El caso más destacado ocurrió en la cárcel central de Yaw en marzo de 2015, cuando los presos fueron golpeados, insultados, humillados y aislados de cualquier contacto con el exterior.

La ONG también lamentó en su informe la política de restricción del derecho a la libertad de expresión, que llevó en 2015 a las autoridades a detener a 1.800 activistas que habían expresado sus opiniones por escrito o durante protestas pacíficas.

Esta represión ha afectado también a periodistas y a dirigentes opositores, de los cuales todos los más prominentes se encontraban a finales de 2015 entre rejas.

Sobre los dirigentes opositores y los defensores de derechos humanos más destacados, el BCHR denunció que fueron sometidos a torturas y condenados a penas de cárcel.

Uno de ellos es el jeque Ali Salman, el secretario general del partido chií Al Wefaq, el principal de la oposición, condenado en junio pasado a cuatro años de prisión.

Contra estas personalidades, principalmente las chiíes con conexiones con Irán, las autoridades bareiníes han aplicado además en 2015 una política de revocación de la nacionalidad.

Solo el año pasado, los tribunales y el Ministerio del Interior revocaron la nacionalidad bareiní a 202 personas, según los datos de la ONG.

El último punto del informe denuncia la discriminación que sufren los chiíes, cientos de los cuales fueron expulsados de sus trabajos durante las protestas de 2011 y no han podido recuperar sus empleos ni obtener recompensas.

Por todo ello, el BCHR pidió a las autoridades la liberación de todos los prisioneros políticos y defensores de derechos humanos, el fin de la discriminación sectaria contra los chiíes y de las torturas a los detenidos, así como el cese de la aplicación de las leyes antiterroristas, entre otras recomendaciones.

Los responsables de esta ONG se han visto muy afectados por las medidas de las autoridades: el presidente, Nabil Rayeb, estuvo encarcelado y tiene prohibido viajar; y el vicepresidente, Sayed Yusif Al Mahafda, se ha visto forzado al exilio.

Baréin es desde febrero de 2011 escenario de protestas para pedir reformas políticas encabezadas por la mayoría chií contra la monarquía suní gobernante.

EFE

Compartí: