Descargar el Audio

La delegación paraguaya, por "respeto al principio universal de la autodeterminación de los pueblos", no se inmiscuirá en el juicio político con fines de destitución que de la presidenta Dilma Rousseff. “Es legítimo y constitucional lo que está realizando el Congreso Nacional del Brasil. Comparar que es un golpe de Estado como se trató de endilgar lo que ha ocurrido en Paraguay, no corresponde”, manifestó Alfonso González Núñez, presidente de la delegación.


«(Paraguay) observará con atención el desenvolvimiento de dicho procedimiento, absteniéndose de divulgar declaraciones de apoyo a los involucrados», señaló a través de un comunicado Alfonso González Núñez, presidente de la delegación de Paraguay en el Parlasur, institución que tiene su sede en Montevideo.

Además, la representación paraguaya en esa cámara regional eludirá «sugerir la aplicación de las pautas comunitarias que preservan el sistema democrático en la zona», sostuvo González.

Así, el parlamentario alegó que el derecho internacional y las leyes de los países de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y de la Organización de Estados Americanos (OEA) «estipulan taxativamente los principios universales de la autodeterminación de los pueblos y la no intervención extranjera en los asuntos internos».

El titular de la delegación de Paraguay reiteró que las discrepancias domésticas «tendrán que ser zanjadas en casa» y que el Mercosur prosigue normalmente con su rutina programada.

Por último, González recordó el juicio político que el Parlamento paraguayo emprendió en 2012 contra el entonces presidente Fernando Lago, que acabó con su destitución y que a la postre motivó que la suspensión del país por parte del Mercosur.

«Se excluyó a Paraguay (del Mercosur) sin conferirle el mínimo margen de salvaguardar y justificar su posición, tal cual lo prescribe el Protocolo de Ushuaia sobre Compromiso Democrático», concluyó el parlamentario regional. EFE

Compartí: