El presidente de Francia vio aumentar su impopularidad a un nuevo nivel récord cuatro años después de la victoria electoral que le llevó al Elíseo y a menos de 12 meses de los comicios a los que querría volver a presentarse.


François Hollande, presidente de Francia.

Únicamente el 16 % de los franceses confía en Hollande para “afrontar los principales problemas” del país, según un sondeo del instituto demoscópico Elabe publicado hoy por “Les Echos” y “Radio Classique”, lo que significa dos puntos porcentuales menos que hace un mes.

Desde diciembre, cuando consiguió remontar un poco la situación al calor de la imagen de unidad que dio tras los atentados yihadistas del 13 de noviembre en París, la popularidad del jefe del Estado socialista ha caído en picado: 17 puntos.

Eso a pesar de sus mensajes de las últimas semanas de que las cosas van mejor en Francia y a pesar de los gestos que ha hecho en dirección de algunos colectivos importantes entre su electorado (el último esta misma semana, con la confirmación de una prima de 800 euros anuales para los profesores de primaria).

El director de estudios políticos de Elabe, Yves-Marie Cann, subrayó que “las buenas noticias son claramente insuficientes para invertir la mirada de los franceses sobre el jefe del Estado, que es una tendencia de fondo”.

El instituto demoscópico destacó que la pérdida de apoyos desde diciembre ha sido particularmente acusada entre los simpatizantes socialistas y entre los que votaron por él en la primera vuelta de las presidenciales en abril de 2012.

El 6 de mayo de ese año, en la segunda vuelta, consiguió vencer a su contrincante, Nicolas Sarkozy, que fue el presidente de Francia en los cinco años anteriores.

Los próximos comicios presidenciales ya tienen fechas desde este miércoles: serán el 23 de abril de 2017 para la primera vuelta y el 7 de mayo para la segunda.

Si Hollande vuelve a concurrir para renovar su mandato, uno de sus posibles rivales será el exprimer ministro conservador Alain Juppé, actual favorito de cara a las primarias que en noviembre organizará su partido, Los Republicanos.

Según Elabe, la popularidad de Juppé ha caído en mayo tres puntos al 44 %.

En un libro dedicado a la presidencia del actual ocupante del Elíseo que saldrá a la venta el próximo 11 de mayo, Hollande reconoce que no tendría opciones de ganar si el estado de ánimo no cambia, y eso aunque hubiera un descenso continuo del paro este año y en los primeros meses de 2017.

“No es posible ser candidato si el paro aumenta, pero es posible no ser elegido aunque el paro haya disminuido”, comenta el jefe del Estado socialista en la obra “L’Elysée selon Hollande” (El Elíseo según Hollande), escrito por el periodista Hervé Asquin.

Hollande avanzó a mediados de abril que a finales de año comunicará si es candidato a su reelección en 2017. EFE