El canciller indicó que esa postura parte del principio respetado por el Gobierno paraguayo de "la no intervención en los asuntos internos de otros Estados".


“La posición de Paraguay es no interferir en cuestiones internas de otros estados como no queremos y no quisimos que se metieran en un momento dado acá”, matizó el canciller.

En 2012, el Mercosur suspendió a Paraguay tras la destitución de su entonces presidente, Fernando Lugo, por medio de un juicio parlamentario.

La destitución de Lugo fue señalada como una “alteración del orden democrático” por el Mercosur, formado por Brasil, Uruguay, Argentina, Venezuela y Paraguay.

El Senado brasileño dio hoy luz verde al juicio político contra Dilma Rousseff, que será suspendida de la Presidencia del país durante 180 días y sustituida de forma interina por el vicepresidente, Michel Temer, mientras la Cámara define si destituye a la primera mandataria. EFE