La Secretaría del Ambiente procedió a realizar diligencias e impulsar los trámites correspondientes ante el Juzgado de primera Instancia de Concepción, donde se radicó el juicio. El mismo había sido iniciado con la finalidad de evitar el despojo de una parte del Parque Nacional.


El juicio guarda relación con la protección de la integridad territorial del Parque Nacional Paso Bravo

Mediante maniobras fraudulentas, personas inescrupulosas, pretendían apropiarse de una porción del lugar.

La persona contra quien se dirige el proceso es la señora Mirna Graciela Beraud Vargas, quien se presume que valida de un supuesto título de propiedad obtuvo parte del área silvestre protegida situada en Concepción.