En su mensaje por el Día de la Independencia Nacional, el presidente Horacio Cartes llamó a todos a a fortalecer el país día a día combatiendo a la corrupción. El jefe de Estado también saludo a las madres paraguayas por su día que se celebrará este domingo 15 de mayo.


A continuación reproducimos in extenso el mensaje

Hoy celebramos 205 años de la Independencia de nuestro país. En mayo de 1811, nuestros próceres cortaron la atadura con España, decidiendo que a partir de entonces, seriamos dueños de nuestro destino como nación. Pero la historia no termina ahí, porque la independencia no es un fenómeno estático.

Es importante recordar que la independencia debe fortalecerse día a día, y que cada una de las generaciones de paraguayos y paraguayas, es responsable de conservar nuestra independencia como un evento vivo, dinámico, esperanzador y soberano.

La independencia es mucho más que el relato de las glorias de nuestros próceres. La independencia, es el valor sustantivo que consagra nuestra individualidad en el concierto de las naciones. Y como seres independientes, cada uno de nosotros, somos responsables de forjar el futuro de nuestra nación, venciendo los desafíos que impiden que nuestro país se desarrolle y avance adecuadamente. La unión de todos los paraguayos, es la clave para vencer juntos, los desafíos como la corrupción, el abuso, y la desigualdad.

Mostremos nuestro amor a la patria luchando juntos por la transparencia, mostremos nuestro patriotismo trabajando juntos para que se respeten nuestros derechos y comprometiéndonos realmente a sacar a nuestro país adelante, sin corrupción, con responsabilidad y respeto.

De mi parte seguiré apretando fuerte para que las cosas vayan por el camino correcto. Con el apoyo de ustedes, sé que lograremos el progreso que tanto anhelamos para el Paraguay. Poniendo cada uno nuestro grano de arena, haremos también historia.
En este Día de la Patria, rindo mi tributo emocionado, a nuestra historia gloriosa, a nuestros Próceres de Mayo, a nuestros héroes, y a todos los hombres y mujeres que por más de dos siglos, con su esfuerzo, han construido nuestra nación y nos han legado el orgullo de ser paraguayos.

Mi homenaje a los compatriotas que inspirados en nuestro pasado de grandezas, trabajan hoy por un presente y un futuro cada vez mejor para el Paraguay.

Y mi homenaje a los jóvenes y a los niños, preciado tesoro que tenemos la responsabilidad de acompañar, impulsándolos con oportunidades para su realización plena, en un mundo cada vez más exigente y competitivo.

Aprovecho esta oportunidad, para felicitar a todas las madres paraguayas, nuestras admirables mujeres a las que debemos honores por ser el sostén de nuestra Patria. Y quiero recordar con cariño, a la mujer que me dio la vida y que hoy no está, pero que estará siempre en mi corazón…

Saludo a la nación entera en este aniversario de la independencia, renovando mi compromiso de seguir sirviendo con energía, honestidad y patriotismo a nuestra amada República del Paraguay.

¡QUE DIOS SIGA BENDICIENDO A NUESTRA PATRIA!

¡VIVA EL PARAGUAY!